La importancia de los blog en la política de difusión de contenidos

La importancia de los blog en la política de difusión de contenidos

Hace no mucho tiempo se comentaba que los blogs estaban muertos, que su uso caía en picado con la irrupción masiva de las redes sociales.  Nada más lejos de la realidad: En la actualidad los blogs han pasado a ser una vía importante para darle difusión a los contenidos de cualquier web.

Normalmente, la política de difusión de contenidos de una empresa suele tener un carácter unidireccional: La empresa “vomita” sus contenidos en su web o en los distintos perfiles sociales que maneja y la interacción con el usuario suele ser escasa o nula. A la empresa no le importa lo que se comenta, le importa enviar su mensaje (aunque muchas veces este no cale en el usuario final como sería recomendable).

Y eso, el usuario lo percibe. El usuario percibe que la información que recibe es claramente sesgada (solo nos llegan las bondades del producto), lo que provoca cierta reticencia a creer el mensaje que la empresa manda a partir de sus canales online.

Para solucionar eso, el usuario recurre a foros, a blogs, a opiniones de terceros.

Hoy en día, una gran parte de los usuarios cree todos aquellos comentarios y opiniones que lee en la red, por encima de los mensajes “institucionales” que nos mandan las empresas

De ahí la importancia de tener una buena política de difusión a partir de blogs bien posicionados en el sector en el que estamos ubicados.

Contactar con bloggers de forma adecuada no suele ser fácil. Muchas veces la empresa tenderá  a enviarle al mismo unas pseudo-notas de prensa para que publique en su blog y llegue a sus lectores. Esto es un gran error ya que perdemos credibilidad además de que el blogger –si está posicionado, es decir, tiene audiencia- normalmente no consentirá. Hay que actuar con transparencia: La opinión del blogger tiene que ser independiente y no marcada por las directrices de la empresa.

Normalmente, si nuestro producto merece una opinión positiva, el blogger la publicará gustosamente. Si por el contrario, nuestro producto es deficiente, muchas veces se limitará a no publicar contenido… con lo que evitaremos situaciones no deseadas.  En mi caso, y basado en mi experiencia propia, en mi blog de reseñas bibliográficas (www.bookalia.net), las propias editoriales se ponían en contacto conmigo para el envío de ejemplares para reseñar en el blog. Si dicha lectura merecía la pena, recomendaba la misma y en la reseña así lo hacía indicar. Si el libro no era de mi agrado, hacía una reseña más plana pero sin recomendar su lectura. Ante todo transparencia.

El blog aporta lo siguiente:

  • Llegamos a una audiencia que está posicionada en el sector de nuestro producto. Si somos una empresa que se dedica a la fabricación de calzado y contactamos con bloggers de moda, el lector de ese blog es perfectamente un cliente potencial de nuestro producto. Posiblemente no lleguemos a los niveles de audiencia que podemos alcanzar con otros medios, pero sí que llegamos a una audiencia con la que podemos tener mayor engadgement.
  • Relacionado con el punto anterior, se genera más conversación, más interacciones con el usuario final. Podemos conseguir “humanizar” más nuestra marca.
  • Suele ser una política de comunicación bastante barata en comparación con otros canales. Muchas veces bastará con regalar alguno de nuestros productos.
  • Aporta un tráfico segmentado a nuestra web: Clientes que nos interesan que nos visiten. Es más importante la calidad de los visitantes que la cantidad.
  • Genera credibilidad sobre nuestra marca/producto/servicio que un tercero hable/recomiende nuestro producto.

La necesidad social del usuario de hoy en día le hace buscar continuamente opiniones y criterios de terceros antes de tomar una decisión sobre la compra de un producto.

Nos fiamos más de un desconocido (supuestamente imparcial) que lo que la web de la marca nos quiera “vender”. De ahí la importancia de la una buena estrategia de difusión de contenidos a través del blog marketing.

 

Cuando usar software libre en el desarrollo web

Cuando usar software libre en el desarrollo web

Cuando abordamos un nuevo desarrollo web, una de las primeras decisiones que tenemos que tomar (una vez analizado el proyecto), es el tipo de software que vamos a utilizar para el desarrollo del mismo.

Muchos clientes desconocen en qué sistema está desarrollado su proyecto, pero en un ejercicio de transparencia siempre es recomendable informar al cliente… aunque muchas veces esa información para él sea irrelevante e innecesaria: Él quiere una web que cumpla con su funcionalidad y le da igual si está hecha a medida, con Joomla o WordPress, por ejemplo.

Tenemos dos opciones para usar:

  1. Software libre
  2. Software propietario (desarrollos a medida)

Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes. Pros y contras que tenemos que valorar y que nos ayudarán a la toma de decisiones finales.

El software libre:

  • Es más accesible para desarrolladores.
  • Los desarrollos realizados sobre dicho software son mucho más rápidos de finalizar. El coste temporal de desarrollar un web en WordPress sobre una hecha desde cero con código propio es sustancialmente menor, por ejemplo.
  • Por norma general, son desarrollos más económicos que los realizados sobre desarrollos hechos con software propietario o desarrollos a medida. Partimos de muchos elementos que ya están implementados… y ojo porque aquí tocamos un valor importante: El factor precio
  • Suele haber una gran comunidad de desarrolladores así como muchas empresas capaces de realizar labores de ampliación o mantenimiento sobre estos desarrollos. Por ejemplo, WordPress tiene una penetración en el mercado brutal y casi todas las empresas de desarrollo web son capaces de mantener una web realizada con dicho CMS aunque no hayan sido los desarrolladores iniciales. Esto, de cara al cliente final, le confiere un plus de independencia sobre la empresa que haya desarrollado su proyecto, ya que no necesariamente tiene que ser su socio tecnológico durante todo el ciclo de vida del proyecto.

El software propietario, por su parte, presenta entre otras las siguientes características:

  • Puede llegar a ser mas eficiente, ya que los procesos se hacen a medida de la línea de negocio de la web. No se aprovechan cosas que estén hechas y que posiblemente necesites de pasos adicionales inútiles para el usuario final. El sistema se adapta al proceso, no el proceso al sistema.
  • Normalmente, el tiempo de desarrollo suele ser mayor (programación a medida) y de mayor coste económico.
  • Puede ser la solución ideal para proyectos muy específicos donde las soluciones estándar que nos aporta el mercado se queden cortas.
  • Es de vital importancia la elección correcta de nuestro partner tecnológico. Si hemos optado por esta opción y nuestro “socio tecnológico” cierra, nuestro proyecto se puede quedar seriamente comprometido si no tenemos opción de mantenimiento por una tercera empresa (situación bastante probable con desarrollos a medida). Además, se tienen que definir desde el inicio las competencias y compromisos de ambas partes, para evitar posiciones de fuerza (durante el ciclo de vida de nuestro proyecto, y ante situaciones de tensión se pueden dar situaciones de que sin nuestro socio puede que no haya web)

En definitiva, optar por una opción u otra depende en gran medida del proyecto en cuestión. Por mi parte, me inclino por el software libre por la flexibilidad y la cantidad de opciones que suele aportar, pudiendo contener el precio final de los desarrollos y poniendo on-line muchos proyecto en un espacio de tiempo bastante ágil.

La importancia de un buen partner tecnológico

¡Bien! Tenemos una idea de negocio en la que confiamos, que creemos que aporta valor al mercado y a la que le sacaremos rentabilidad.

Es hora de realizar el Business Plan. Hemos analizado y detallado de forma pormenorizada un montón de conceptos a tener en cuenta. Llegamos al apartado del desarrollo de la web (nuestra puerta al exterior) y decidimos que aquí podemos ahorrar. Aquí es donde surgen los tan socorridos “primos informáticos” que a cambio de unas viandas (léase cervezas, cena o cualquier otro detalle nos va a montar una web espectacular).

¡Meck! ¡Error! Siempre hay que incluir en nuestro plan de negocio un apartado para el desarrollo web. Lo siento por el “primo informático” pero esto son cosas más serias. Al menos, si nosotros queremos tomarnos nuestra idea de negocia en ese sentido. En el sentido de realizar un proyecto de valor, diferente y rentable.

¿Por qué? Pues porque hay que partir de la base de que nuestro negocio on-line no se basa en nuestra web, se basa en el producto (o servicio) que vendamos a través de dicha web, de la necesidad que hayamos detectado que hay en el mercado de dicho producto/servicio, de nuestro precio, de los tiempos de entrega, de la imagen que proyectemos… No es una cuestión puramente tecnológica que un buen informático sea capaz de resolvernos… es algo más.

Es por ello la importancia, como indicaba en el título de la entrada, de tener un buen partner, un socio tecnológico al que hagamos partícipe del proyecto, que aporte su experiencia y que nos aconseje en la toma de decisiones. Y cuando me refiero a “socio” no hago mención a que forme parte de la sociedad, si no que ponga a nuestro alcance sus servicios y experiencia (previo presupuesto para evitarnos sorpresas).

El portafolio de proyectos realizados hablará bien de las capacidades que tenga, de su poder de ofrecernos la tecnología adecuada, el mejor alojamiento, el CMS óptimo a utilizar (libre o propietario)… es definitiva, que nos aporte su know-how … y esto, lógicamente, tiene un coste. Una inversión que no deberíamos sustituir por la del informático que posiblemente nos desarrolle un web tecnológicamente muy avanzada pero que posiblemente flaquee en la visión global de negocio.

Además, y como otro valor diferenciador por el que optar por un socio tecnológico (entendiendo como tal una empresa independiente que aporte los servicios globales que estamos necesitando) está el tema de la disposición temporal y de recursos.

No sería muy recomendable depende de una única persona y sí de una empresa que nos facilite recursos cuando los necesitemos. Llegado a este punto matizar que ese informático al que hago referencia a lo largo de todo el texto no es un freelance independiente asentado en el mercado y con años de experiencia. Un freelance –normalmente con un equipo de colaboradores detrás-, también puede ser una buena opción.

Lo importante es que nuestro socio nos aporte valor al global del proyecto. No solo en el tema informático (en el caso en cuestión, nuestro desarrollo web).

Ciao Flash, Hello Responsive Design!

El tema del uso de flash a fecha agosto/2014 es un tema manido, tratado y sobre el que se han escrito cientos de post… pero aun así, hay gente que se empeña en seguir usándolo… A día de hoy, carece de sentido seguir usando una tecnología cuyo uso via web está cayendo en picado.

Es época de actualizar esas webs hechas hace unos años donde lo primordial era la imagen que se proyectaba, las presentación que todo el mundo saltaba (buscando el siempre oculto botón de “Skip Intro“) o incluso esas musiquitas en forma de loop que se repetían indefinidamente llegando en algunos casos a martillear tu cerebro con sonidos repetitivos. Al igual que los desarrolladores web que llevamos unos cuantos años en el sector, yo también he hecho webs en flash 🙂 … pero como todo, la tecnología, las necesidades y el mercado evolucionan y hay que saber adaptarse. He aquí el kit diferenciador: No se puede vivir anclado en el pasado dándole la espalda al presente.

Y el presente pasa por el concepto de web responsive. El responsive design es un concepto que convive con nosotros hace ya algunos años pero que cada día lo sentimos más nuestro, más habitual. Rara es la web que no se adapta al dispositivo en el que se visualiza. El diseño adaptativo pasa por mostrarnos la web adaptada al dispositivo en el que se esté visualizando, moviendo los elementos según el criterio que hayamos establecido en el diseño pero ofreciendo una experiencia al usuario gratificante a nivel de navegación… porque navegar en el móvil no significar mostrar toda la la web en tamaño minúsculo.

El incremento paulatino la navegación es dispositivos móviles (smartphones, tablets, …) hace totalmente necesaria la adaptación de nuestra web a esos dispositivos. Estamos hablando de cifras de navegación que en algunos casos pueden suponer más visitas vía móvil que vía pc de escritorio. Si nuestros usuarios tienen una experiencia satisfactoria, el engadgement que tendrán con nuestra web será mayor. Serán usuarios fieles que repetirán su visita.

A modo de resumen podemos enumerar una serie de características por las que no usar flash (como tecnología que marco el desarrollo web hace unos años) y una serie de ventajas que nos ofrece el responsive design.

El uso de flash en la actualidad (poco común para desarrollos nuevos, pero todavía vigente en algunos desarrollos de hace unos años), trae consigo:

  • Estructura no indexable. El robot de Google (siendo este el principal motor de búsquedas) no visualiza el contenido que hay en el interior de una película de flash.
  • No visible en dispositivos móviles (o visible en algunos usando Flash Player). Además es una tecnología que consume muchos recursos y acorta la duración de las baterías de los móviles en lo que sí que pudiera llegar a visualizarse.
  • Desarrollo propietario: Si no tenemos los fuentes de las películas flash, es imposible realizar actualizaciones de nuestra web.

Podríamos enumerar unas cuantas más… pero la nula indexación y la escasa visibilidad es dispositivos móviles son argumentos más que suficientes para cambiar los desarrollos que todavía pudieran estar vigentes.

El diseño adaptativo (responsive design) trae consigo:

  • Adaptable a cualquier dispositivo, por lo que mejoramos la experiencia del usuario en cuanto a navegabilidad de nuestra web
  • Se apuesta por estructuras sencillas, premiando el concepto de flat-design. Son diseño sencillos de actualizar y donde la importancia está en el contenido, no en el continente.

Pensando en el usuario, y en su experiencia de navegación, un diseño responsive es un plus.