Los beneficios del blogging

El blogging puede aportar una serie de beneficios importantes si se trabaja de la forma adecuada. Un blog puede ser una herramienta muy potente para el posicionamiento de marca, para la generación de leads o establecer una posición de liderazgo dentro del sector en el que estemos establecidos.

 

¿Qué te puede aportar un blog?

Conocimiento. Desde el punto de vista empresarial lo hemos comentado en algunos artículos anteriores, así que aquí lo trataremos desde el punto de vista personal.

Un blog te va a aportar conocimiento. Escribir en un blog conlleva documentarse, leer, tener curiosidad por lo que escribes. Tu audiencia puede ser enorme o puede ser minúscula si estás empezando, pero todo aquel que consuma tu contenido quiere que este le aporte valor. Tengas 20.000 visitas al día o sean 20.

Y para aportar valor, hay que saber generarlo.

 

No busques la perfección. Simplemente hazlo.

Muchas veces buscamos tener el texto perfecto. La idea perfecta. La búsqueda de la perfección puede llegar a estrangular tu blog y tu estrategia. Por eso recomiendo aplicar esta máxima: No buscar la perfección (te diría que no existe) y centrarse en hacer cosas.

No busques el post perfecto -nunca va a ser perfecto a ojos de todos tus lectores-, y no entres en parálisis por no tener el post que contente a todo el mundo. Genera el contenido que tú consideres adecuado. Unos días le aportarás valor a unos usuarios y otros días a otros.

No busques macro objetivos si estás empezando, busca disciplina, aplicar una estrategia que hayas definido.

 

El blogging es un punto de conversación

A partir de un blog, se pueden iniciar conversaciones que pueden llegar a ser enriquecedoras. Conversaciones que pueden iniciarse en los comentarios de los post, en el compartido que se haga del post en redes sociales, …

Además, la interacciones con los distintos usuarios miden el nivel de interés de nuestro blog, y pueden aportar información muy valiosa sobre por dónde orientar contenidos del blog, que tipo de nivel de contenidos están esperando los usuarios de nuestro blog, etc… En definitiva, establecer una conversación que nos permitirá mejorar la calidad de nuestro blog

 

Posicionamiento de marca de forma efectiva

Tu blog es el lugar ideal para que la identidad de tu marca se desarrolle y evolucione. Además de ofrecer a sus lectores contenido valioso, también puede mostrar los logros de su equipo, resaltar su cultura única y, en general, demostrar por qué los visitantes deberían querer trabajar con tu equipo


Generar más leads calificados.

Aquí es donde los blogs son algo más que iniciar conversaciones. En algunos casos, se deseará que los lectores tomen una acción diferente, como descargar su último ebook o completar una consulta a través de un formulario al uso. Si los artículos de su blog están bien alineados con las necesidades de tus clientes ideales, se generarán más clientes potenciales calificados para su equipo de ventas y marketing.

 

En definitiva, el blogging puede aportar una serie de beneficios (tanto a nivel empresarial como personal), pero la consecución de los mismos no es un camino fácil ni gratuito. La dedicación es fundamental.

Marketing de Contenidos: Estrategia y errores comunes

Hablaba ayer sobre qué era el marketing de contenidos, cual es el enfoque que tiene que tener y el mensaje a transmitir.

Ahora toca poner en práctica dicha acción: ¿Cómo tenemos que empezar a trabajar la estrategia de marketing de contenidos?

Crear una estrategia de marketing de contenidos tiene que responder a unas tareas estructuradas que se fundamenten en los siguiente pasos:

 

  • Identificar cual es el target de público al que nos queremos dedicar. Saber para quién vamos a generar dicho contenido, conocer su perfil y, por lo tanto, saber con quién vamos a “hablar”

 

  • Una vez identificado cual es el público al que nos vamos a dedicar, hay que identificar dónde se encuentra. ¿Es usuario habitual de redes sociales? ¿En qué red social lo podemos encontrar? ¿Facebook? ¿Instagram? ¿Es consumidor de blogs? … Según este estudio previo, veremos qué canal (o canales) tenemos que utilizar para enviar nuestro mensaje

 

  • Establecer objetivos a conseguir: Ya sabéis aquello de que todo aquello que no se puede medir, difícilmente se puede mejorar. Por lo tanto debería de ser necesario establecer qué pretendemos conseguir con la generación y publicación de contenidos. Estos objetivos pueden ser muy diversos y responderán a la estrategia que cada uno se marque (generación de nuevos leads, solicitudes de presupuestos de servicios, incrementar las ventas en un X%, generar más tráfico hacia la web, incrementar el % de tráfico directo, etc…)

 

  • Planificación: Como comentábamos en el post anterior, establecer una línea editorial con un calendario. Definir cuándo vamos a ir mostrando los contenidos, con qué frecuencia vamos a hacerlo (establecer días concretos de publicación de contenidos y que estos respondan a un calendario de publicaciones preestablecido), qué canales vamos utilizar (según lo que habremos analizado en el paso 2), qué tipo de contenidos vamos a mostrar y en qué formato vamos a hacerlo (articulos en el blog, infografías, podcast, video, etc…)

 

Si seguimos todo lo que hemos definido anteriormente, estaremos en el camino correcto a nivel estratégico: Ahora solo dependerá de que el contenido que generemos aporte realmente el valor que nuestros clientes potenciales esperan de él.

Porque uno de los errores fundamentales que se comenten es la generación de contenido que no aporta valor. Es el error fundamental en cualquier estrategia de marketing de contenidos: Si nuestro contenido no satisface ninguna necesidad ni aporta valor al usuario, estaremos realizando un esfuerzo inútil.

Igualmente, estaremos cometiendo errores si generamos contenidos únicamente centrados en la venta de nuestros productos o servicios. Recordad que comentábamos de conectar, a ser posible, de forma emocional con las personas a través de nuestro contenido… y este contenido “comercial” rara vez conecta con el modo “emocional”.

Por último, y como contrapunto del punto 4 mencionado anteriormente, si nuestra estrategia de contenidos no responde a una calendario establecido, a unas frecuencias predefinidas de publicación de contenidos, al uso de cierto canales sociales que luego quedan abandonados… si hacemos esto estaremos distanciandonos de forma irremediable de nuestro cliente potencial y, por lo tanto, fracasando en nuestra estrategia de contenidos.

Márketing de Contenidos

Primero de todo, definamos que es el marketing de contenidos. Habría que entender como tal la estrategia de marketing online basada en la generación y publicación de contenidos que atraigan a tu cliente potencial generando interés y aportandoles valor. Es muy importante que el contenido a generar le aporte valor, que se sientan identificados con el contenido que está ofreciéndoles, de forma que su consumo les aporte y sea de aplicación para cuando lo consideren en su día a día. Si podemos alcanzar una conexión emocional con el cliente potencial, el éxito del marketing de contenidos estará asegurado.

El marketing de contenidos debería de ser la forma en la que comunicar con tus clientes pero desde un punto de vista no comercial, sin intentar venderles de forma directa nuestro producto o servicio…

…y aquí es donde la gran mayoría de las empresas fracasan, porque confunden la generación de contenidos con la generación de contenidos comerciales… y el “todo tipo de contenidos” ya no vale. Porque intentas vender, porque ya no vas a conectar con tu cliente (potencial).

Trabajar el marketing de contenidos debe responder a una planificación establecida: Qué contenidos vamos a trabajar, cual es el target de público al que vamos a destinar dicho contenido, qué frecuencia de publicación vamos a utilizar… en definitiva, establecer una línea editorial y un calendario de comunicaciones. Y, como he comentado arriba, pensar sobre todo en que el marketing de contenidos debe de estar enfocado al cliente, debemos de aportar valor.

El marketing de contenidos puede enfocarse a múltiples objetivos, algunos incluso solapados entre sí.

Fundamentalmente, un buen marketing de contenidos hará que el posicionamiento de los contenidos creados sea mayor y aumente las visitas orgánicas hacia la web. Además, el conocimiento de la marca (y sus valores o posición) es otro de los objetivos que se consiguen de forma directa con el marketing de contenidos.

Objetivos “más comerciales” (recordad que he comentado que la estrategia de marketing de contenidos no debería de estar enfocada a mandar un mensaje de “venta” directa a nuestros clientes potenciales) podrían ser la generación de leads, mejorar el engadgement, captación de nuevos y clientes y, como consecuencia, incrementar las ventas. Objetivos totalmente deseables pero que deben ser la consecuencia de aportar valor a esos clientes potenciales.

¿Cuál es el punto de partida de la generación de marketing de contenidos? Mi respuesta es clara: Web o blog corporativo. Un soporte donde se controle todo lo que pase ahí, donde podamos hacer y deshacer según nuestra estrategia y donde controlemos todo lo que pasa.

Además, es el sitio adecuado donde cumplirse estos objetivos “secundarios” que definía del marketing de contenidos. A saber: Generación de leads, captación de clientes, incrementar ventas, …

Y usar las redes sociales como punto de encuentro con cliente potencial para empezar a calar el mensaje que queremos transmitir pero que se acabe consumiendo en nuestra web. Al final, nosotros no controlamos la estrategia que vaya a seguir cada red social -solo podemos utilizarla como canal- y no sería muy adecuado centrarnos únicamente en crear nuevos contenidos en redes sociales. Si solo nos centramos en redes sociales, estaremos siempre dependiendo de dicho soporte para mostrar nuestro contenidos (pudiendo tener que pagar para conseguir visibilidad).

Llegamos a este punto solo queda una cosa: Empezar a trabajar tu estrategia de marketing de contenidos 🙂