Cómo superar el bajón de mirar las visitas de tu web

Cómo superar el bajón de mirar las visitas de tu web

Iniciar una nueva web y obtener resultados inmediatos es complicado.

Si partes de una base cero, no vas de la mano de ningún influencer, no tienes contactos de primer nivel que puedan darle difusión a tu web o blog, partes de un dominio nuevo y te quieres posicionar en un campo en el que hay muchos y grandes expertos que te llevan años de ventaja a nivel de contenidos, posicionamiento, links, referencias y visibilidad… lo normal es que cuando lleves diariamente visites las visitas de tu blog te lleves una desagradable sorpresa.

Nadie entra. Ni siquiera tu madre, que pasa por ser la persona para la que su hijo resume la perfección absoluta. Bueno, igual ella sí y es esa visita que sumada  a tu visita diaria para ver que el blog sigue online y la de tu amigo que confía ciegamente en tu proyecto son el mínimo de 3 que todos los días Analytics te indica que has tenido.

Todos -hasta Enrique Dans- hemos pasado por esa fase de mirar con expectativas Google Analytics para ver qué difusión está teniendo ese contenido que generamos con tanto cariño y cuyo alcance no pasa más allá de nuestros ojos.

Ante esta situación podemos optar por dos caminos:

  1. Pasar del número de visitas… ya que esto lo hacemos por puro placer y ni siquiera deberíamos de haber instalado la huella de Analytics J
  2. Trabajar duro y no decaer. Seguir fiel a los objetivos marcados en el blog y seguir trabajando los contenidos con el claro objetivo de mejora de los mismos.

Evidentemente, mi apuesta es la segunda.  Realizar y publicar una web es una tarea relativamente sencilla. Obtener rendimiento más allá de la mera presencia corporativa es un trabajo arduo. Nuestros clientes no van a venir a buscarnos, tenemos que ponernos ante sus ojos para que nos vean.

Mi recomendación para superar  el bajón provocado al mirar las estadísticas de Google Analytics pasa por seguir nuestra estrategia inicial. Pensemos en positivo: Partimos de 0 y todo aquello que consigamos supone un aumento porcentual bestial. Trabajemos en nuestros contenidos, nuestro producto, servicio o marca. Generemos contenido de interés.

Tarde o temprano y con una correcta política de difusión de contenidos, de estrategia SEO, las visitas irán llegando. Y si nuestro producto es interesante, las conversiones vendrán de la mano.

Más del 90% de los blogs que se inician mueren por abandono al poco de empezar… no permitas que el tuyo esté dentro de ese rango.

Creación de contenidos en la empresa

La creación de contenidos en la empresa

Crear contenidos para un blog corporativo no debería ser labor de una única persona. Sí que debería de haber un responsable del blog que sea el que canalice los contenidos, planifique su publicación y aporte el punto de revisión final antes de darle al botón de “Publicar”.

También es cierto que no todo el mundo está preparado para escribir en el blog de la empresa. Habrá gente que tenga facilidad de palabras, otros que se desenvuelvan como pez en el agua ante un folio en blanco y aquello a los que el estado de bloqueo se les active cuando tenga que plasmar en un texto mediamente legible y atractivo su punto de vista o su información sobre cierta temática. Llegados a este punto tenemos que ser capaces de implicar a todo el mundo y que cada uno aporte su contenido en función de sus posibilidades.

El contenido no siempre tiene que ser un texto estructurado en párrafos, podemos exprimir el conocimiento del equipo con otros tipos de post que son igual de interesantes y que tienen una estructura bien diferenciada. Veamos cómo podemos hacerlo:

  1. Tips o listados: Listado de ideas sobre una temática concreta. Ideas concretas, nada desarrollado. Basta con soltar las ideas de forma ordenada y coherente.
  2. Infografías: Contenido muy visual, donde el atractivo radica en la presentación de una información concreta.
  3. Entrevistas: ¿Tenemos expertos en ciertos campos en nuestra empresa? Una forma de obtener el contenido que ellos nos puedes aportar –y que no son capaces de poner en forma de post- es “guiarlos” mediante una entrevista. Un sencillo cuestionario que ataque aquellas ideas que queremos destacar.
  4. Desarrollo de post en base a las entrevistas anteriores. En este caso, no publicamos en formato  entrevista sino que aprovechamos el contenido que nos ofrecen en sus respuestas para redactar un post al uso como si lo hubieran redactado ellos.

Que el equipo que aporte contenidos sea plural y variado refuerza el concepto de equipo del que algunas veces hemos hablado por aquí, viendo recompensado el esfuerzo que realizan todos en beneficio de la empresa  que repercutirá positivamente en ellos (y en beneficio propio… ya que son reconocidos como “expertos” en la materia).

Además, nos permite ofrecer varios puntos de vista y tener variedad de contenidos, ofreciendo una visión plural de la empresa. Puede servir para generar debate entre los miembros de la empresa cuando traten un tema concreto, y eso siempre es positivo.

Por otro lado, si conseguimos implicar al equipo, la mejora formativa, la generación de conocimiento global será mayor: Cada miembro tratará de ofrecer la mejor información sobre el artículo en cuestión, lo que requiere de labor de investigación, análisis y desarrollo de contenidos.

Finalmente, los integrantes del equipo y creadores de contenido son los primeros evangelizadores de la marca. Proceso que surge de forma natural cuando ellos se sienten participes de ella y de su contenido.

Ciertamente, que todos los miembros de una compañía aporte su punto de vista al blog corporativo es difícil, pero debería de ser una labor en la que centrar esfuerzos en pro de un beneficio global.

Google Alerts

El pasado día 18 publiqué un par de post. Uno en este blog sobre la importancia de la fotografía en los post y otro en mi página web de fotografía donde hablaba de un par de formas para capturar fuegos artificiales totalmente distinta. Me sorprendió en un 2-3 horas desde la publicación de los post ya tuviera en mi correo una alerta de Google Alerts… motivo que me pareció más que suficiente para escribir una lineas sobre Google Alerts.

 

email recibido desde Google Alerts

Email recibido desde Google Alerts

 

Google Alerts es un sistema de monitorización de palabras claves extremadamente sencillo de utilizar y cuya configuración no supone más allá de un par de minutos (si tenemos claras que keywords queremos monitorizar).

Con el nuevo rediseño que ha sufrido hace pocas fechas, se ha extremado la sencillez de uso. El concepto de flat design (del que hablaré en un próximo post) ha llegado al rediseño de Google Alerts.

Para añadir una nueva alerta basta con estar logueado en nuestra cuenta de Google y añadir en https://www.google.es/alerts la keyword que queremos monitorizar. Las opciones de configuración que tenemos también son bastante claras:

 

Configuracion Alerta Google

Configuracion Alerta Google

A partir de aquí, las posibilidades de uso son las que cada uno quiera darle:

  • Monitorización de palabras clave propias… aquí conviene recordar aquello que comentábamos en el articulo sobre la escucha activa, que venía a significar aquello de que no participar en la conversación no supone que esta no se esté produciendo y, con este sistema, podemos estar al tanto de las “conversaciones”
  • Comprobación de la indexación de post: Otra forma útil es ir viendo la indexación de las nuevas URL que se van generando con el nuevo contenido que vamos publicando.
  • Monitorización de palabras clave de temáticas de interés.

Aquí tenéis toda la información que Google aporta sobre su sistema de alertas, algo más extendido pero que con este pequeño post podemos entender perfectamente.

La obligación social

La obligación social

Desde el punto de vista de la empresa, percibo dos corrientes que me llaman la atención dentro del mundo de las redes sociales:

  • Aquellos que ven las redes sociales como una pérdida de tiempo.
  • Aquellos que ven en las redes una obligación de tener que estar en todas.

Y creo que el punto intermedio es el que representa el equilibrio.

En el mundo del marketing online hay multitud de herramientas, conceptos, conocimientos que surgen cada día. Muchos que tienen un ciclo de vida corto, que parecen que son herramientas que nos pueden solucionar muchos aspectos de nuestro día a día y que luego se quedan en nada o que simplemente son mejoradas por la competencia… pero una de esas herramientas que vinieron hace unos años y se han quedado son las redes sociales.

Desde el punto de vista de la empresa, las redes sociales son una herramienta más de trabajo y como tal y hay que saber usarlas.

La obligación social

De ellas se dice que no sirven para vender, que no convierten directamente… pero es innegable que desde ellas podemos ofrecer un estupendo servicio a nuestro cliente potencial en el momento previo a la compra o resolver dudas en un proceso postventa. Además, las recomendaciones sociales que terceros hacen de nuestros productos también reportan ventas futuras. Ventas que no se realizarán in situ en nuestra fan page de Facebook o en Twitter, pero que culminarán en nuestra web un proceso que se ha iniciado en una publicación de un post de Facebook, por ejemplo.

De ellas se dice que tampoco sirven para posicionar (posicionamiento SEO), pero el que otro compartan nuestra información, nuestros productos, nuestras entradas de blog hace de ello un contenido viralizado que acaba en post de blogs de tercero que hablan de nuestro producto, que enlazan nuestro contenido y eso sí que afecta al SEO.

Pero no todo es tan sencillo. Como primer paso hay que saber dónde estamos (qué producto tenemos, cómo podemos venderlo y dónde está nuestro cliente potencial) y una vez que tengamos eso claro, ver cuáles son los canales sociales en lo que tenemos que invertir nuestro tiempo. No hace falta estar en todos.

Si con Facebook e Instagram alcanzamos el 90% de nuestro público potencial… ¿merece la pena invertir más tiempo y recursos en Twitter para ese 10%? Esa son decisiones que tenemos que tomar a priori, antes de empezar con la creación de perfiles sociales que luego vayan a estar en estado de abandono.

ESTRATEGIA Y PLANIFICACIÓN

La planificación de contenidos y la estrategia de publicación de los mismos son fundamentales para que nuestra experiencia social sea positiva. Los pequeños pasos marcan un largo camino.

Elementos basicos para aumentar la conversion

Elementos básicos para aumentar la conversión

Existe una serie de elementos básicos que tenemos que tener en consideración a la hora del desarrollo de una página web o una tienda online. No vale solo con poner las fotos de nuestras instalaciones o nuestro producto y un texto “estándar” que venda lo buenos que somos.

Y digo lo de texto estándar porque muchas veces extraes el texto de una web y lo clonas en otra aunque sean de distintos sectores y el texto sigue teniendo sentido… cuando no debería de ser así, deberíamos entrar en mayor detalle y especificación para diferenciarnos. Todos somos los más rápidos en el servicio, los que más calidad ofrecemos y los mejores en relación calidad/precio. Y esto exige un compromiso e implicación por parte del cliente… aunque desde el punto de vista del desarrollador, debo de reconocer que muchas veces esa implicación es mínima… pero esto es harina de otro costal.

A lo íbamos. Bajo mi punto de vista hay un repóquer de elementos sobre los que prestar especial atención en el desarrollo de un sitio web (bien sea corporativo o dedicado al comercio electrónico). Son elementos que confieren personalidad a la web, la dotan de sentido y la hacen diferente.

Elementos basicos para aumentar la conversion

Imágenes. En un post anterior comentaba el uso de las imágenes para ilustrar los post. Reitero lo mismo. Hoy en día, como consumidores, estamos sujetos a múltiples “bombardeos”… hay mucho de todo y hay que tratar de destacar de la generalidad. Además, el tiempo que tenemos para consumir la información es reducido. Impactemos con imágenes atractivas.

Testimonios. Nosotros tenemos una opinión clara de nuestro servicio y de nuestros productos, pero es una opinión que el visitante de la web intuye que no es imparcial. ¿Cómo resolverlo? Dejando en nuestra web que otros hablen de nosotros. Esto se puede hacer bien a través de un apartado de “testimonial”, abriendo un libro de visitas o con algo tan sencillo como habilitar los comentarios en nuestro blog (y digo tan sencillo porque muchas veces ni siquiera en el blog se pueden dejar comentarios). Desde el punto de vista externo esto aporta un plus de transparencia. No tenemos miedo a lo que digan de nosotros porque nuestro producto/servicio tiene el nivel suficiente (y si no lo tiene, estos apartados son el mejor feedback para mejorarlo)

Contacto. Que los datos de contacto sean accesibles en un primer vistazo. No hay que ocultar ningún dato de contacto. Teléfono, dirección y email siempre visibles y accesibles. Y si puede ser, acompañar con fotografías de nuestra localización, de nuestro equipo… algo personal, algo propio. Con esto proyectamos la imagen del equipo que hay detrás de todo el desarrollo y, como en el apartado anterior, generamos confianza.

Ser únicos. Tenemos que tener un valor diferencial y así ofrecerlo. Nuestras ventajas competitivas tienen que ser claramente visibles. ¿Somos buenos en el servicio? Indiquémoslo. ¿Tenemos el mejor precio del mercado? Juguemos esa baza. ¿Nuestro servicio post venta es envidiado por la competencia? Explotemos esa ventaja. Por “ser únicos” quiero dar a entender que tenemos una característica que nos hace muy competitivos y tener un valor diferencial sobre nuestra competencia.

Simplifica. Nada tan tedioso como navegar por una web y no saber dónde estás, ni lo que puedes consultar ni como volver a un determinado apartado que has visto anteriormente. Realizar una estructura de contenidos estructurada y de fácil accesibilidad es un punto a favor de aumentar la conversión. El principio de menos es más aplicado a la navegabilidad de la web.

Como veis, 5 elementos sencillos que deberíamos de tener en cuenta cuando realizamos un desarrollo web. 5 elementos orientados a generar confianza y mejorar la experiencia del usuario en la navegación por nuestra web.

Seguro que se pueden añadir algunos más…  ¿Cuál añadiríais vosotros?

 

Fotografia tus post

Fotografia tus post

El proceso de creación de un post para el blog no se limita únicamente a pensar sobre qué escribir, dotarle de un sentido, un contenido estructurado y que aporte algo al lector. Hay ciertos elementos que acompañan al mismo que son tremendamente importantes y que no debemos descuidar. En este caso quería hablaros de las imágenes que se incluyen en un post.

Dotar de buenas imágenes un post es un punto de partida para conseguir atrapar al lector. El impacto visual en primera instancia es muy importante, ya que si se siente atraído por lo que ve le dará una oportunidad al texto. El siguiente paso es que nuestro texto sea de igual o más valor que la imagen para que el “consumo” del post sea rápido, efectivo y genere la sensación de que el tiempo invertido en la lectura del mismo ha merecido la pena.

Somos animales visuales y con una gestión del tiempo deficiente. Nos falta tiempo para todo y no nos gusta leer. Vale, es una generalidad y posiblemente no responda al perfil de muchos lectores de blog, pero hoy en día hay tanto contenido accesible que tenemos que hacerlo todo mucho más sencillo. Que la imagen nos enganche, que nos incite a la lectura y que el texto esté “dibujado”:  Párrafos sencillos, cortos, con listas, destacando conceptos… que visualmente acompañen.

El contenido de las imágenes que utilicemos para “llamar la atención” deberían que evitar lo tremendamente evidente (siempre que haya posibilidad de tener fotos adecuadas), darle un toque diferente (buscando paralelismos)… incluso destacar algún titular dentro de la imagen. No tengo datos propios al respecto pero si información de terceros que indican que las imágenes con textos (a modo de idea del post), generan más visitas. Será cuestión de probarlo.

mensaje-foto

Ahora bien… ¿de donde sacamos las fotografías que ilustren nuestros post? Para ilustrar un post podemos recurrir a bancos de imágenes tales como:

Son buenos sitios donde encontrar material de primer nivel que nos puede servir adecuadamente para ilustrar nuestros post.

Por mi parte, quiero incorporar fotos hechas por mi para que ilustren mis post –y para ello tengo la intención de hacerle un catálogo de mi propio stock de fotos para ilustrar mis post-. Llevará tiempo pero la idea es que en unos meses todas las fotos que se utilicen en los post sean propias. Y es otra cosa que recomiendo: Usar las propias fotos… porque nos conferirá una plus de exclusividad al usar fotos que no se pueden encontrar en ningún lugar.

Flickr también puede ser un buen lugar donde encontrar fotografías interesantes, quizás más difícil de localizar lo que estamos buscando ya que muchas veces el etiquetado no es del todo adecuado. Eso si, siempre haciendo uso de material cuyos autores que cedan el uso de las mismas bajo la premisa de mencionar la fuente (Licencia Creative Commons)

Por último, existen portales de descarga de imágenes de forma gratuita… pero este listado será tema de otro post.

 

Tu correo electrónico… como conseguir ese objeto de deseo

Tu correo electrónico… como conseguir ese objeto de deseo

Conseguir tu correo electrónico es una fuente de deseo de muchas páginas web. Es el punto de partida para estar en contacto contigo de forma directa, ofrecerte productos y servicios que no vas a poder rechazar, hacerte adict@ a comprarlo y a ser un Brand lover … bueno, quizás no sea exactamente así, sobre todo la segunda parte, pero sí que es el punto de partida para realizar campañas de email marketing 😉

Para las empresas, conseguir una conversión del tipo anterior, es decir, que tú les indiques de forma voluntaria tu correo (hay otras formas de conseguirlo para ellas, como puede ser la compra base de datos de correos) es un gran logro. De entrada ya estamos mostrando cierto interés en aquello que ofrecen.

Nuestro día a día es un constante bombardeo de mails de publicidad, impactos visuales, etc… que tratan de despertar nuestra atención. Entre ese maremágnum, la gran mayoría pasan desapercibidos ante nuestro ojos y van directamente al contenedor del mail basura… ¿pero que pasa ante esos en los que nosotros nos hemos registrados voluntariamente prestando toda la atención del mundo? Que los miramos con otros ojos, con interés.

Para conseguir ese objetivo, la web tiene que seguir ciertos patrones a  nivel de estructura y diseño:

  1. Hay que ofrecer algo interesante.  El usuario no va a dar el correo electrónico así porque sí… tiene que tener una recompensa por ello, en forma de producto exclusivo, disponibilidad del contenido de forma anticipada, contenido adicional, ebook gratuito, muestra de producto, pequeña auditoría en condiciones ventajosas… Algo que satisfaga sus necesidades: Contenidos Premium, descuentos u ofertas, invitaciones a eventos exclusivas,…
  2. Textos atractivos. Textos que conviertan por si solos, grandes titulares, descripciones simpáticas y que no dejen dudas
  3. Solicitar los datos justos. Ni más ni menos. Si se solicitan más datos de los que se van a utilizar, el usuario se cansará en el proceso de registro. Si se solicitan menos, nuestros niveles de segmentación no podremos aplicarlos correctamente y así no podremos afinar tanto nuestras campañas de email marketing.
  4. Llamadas a la acción visibles. Botones que inciten a completar el proceso de registro
  5. Opiniones de tercero. Recomendable aunque no imprescindible. Hemos dicho anteriormente que le hacemos caso a opiniones de terceros antes que a lo que la propia empresa/marca nos cuente de sí misma. Basándonos en esto, si podemos incluir opiniones de terceros sobre los beneficios que se obtienen al completar el formulario, tendremos un punto a nuestro favor.

En definitiva ofrecer confianza, transparencia y cubrir necesidades que pudiera tener el usuario. Esas tres premisas son las necesarias para optimizar las conversiones y la consecución de direcciones de correo.

Como publicar contenido de forma periódica

Como publicar contenido de forma periódica

Mañana hace 2 semanas que puse en marcha este blog… y de momento no ha faltado el post diario a su cita. Está pensado que la estrategia de publicación siga una frecuencia bastante alta, no sé si todos los días como hasta ahora, pero si con bastantes actualizaciones. En ese sentido no quiero marcar una obligación de escribir por cumplir con el post diario porque estaría traicionando al espíritu de esta blog.

Como alguien me ha preguntado como he conseguido arrancar tan fuerte y escribir de forma tan asidua, os cuento un poco como me organizo para poder publicar contenido de forma periódica en el blog:

  1. Disciplina. Escribir en el blog no es una obligación, pero requiere de ciertas dosis de disciplina. En mi caso, disciplina horaria. Dedico algunas horas del día a leer de mis sectores de interés, libros, revistas… Principalmente por las noches, que suele ser el momento de mayor tranquilidad. Además, el calor que hace actualmente tampoco colabora a que apetezca hacer otra cosa que no sea estar absolutamente relajado, leyendo algo.
  2. Optimizar el tiempo. Cualquier momento es bueno para escribir si esta es la mejor opción para emplearlo. Hay que aprovechar los tiempos muertos o tiempos donde podemos sacarle más rendimiento. Alguno post de los que habéis estado leyendo han sido escritos en la playa bajo la sombrilla.
  3. Post sencillos. Me gustan escribir post sencillos. Soltar una idea e iniciar el recorrido de un tema. Es posible que el post tenga mucho más recorrido ampliando ideas u ofreciendo distintos puntos de vistas. Si es así ¿por qué no dejarlo para otro post? Además, por normal general, no nos gusta leer… escaneamos la información. Por eso, si la comprimimos creo que conseguimos un efecto positivo. Dicho esto, no descarto el desarrollo de post más extensos.
  4. No obsesionarse con la longitud del post. Muchas veces nos obsesionamos con la determinada longitud que tiene que tener un post, que si 400 palabras, que si 1000 es la extensión correcta (muchas veces pensando en términos de SEO)… En mi caso, no hago caso: El post da para lo que da y no lo complico para que tenga más texto. Me da igual si tiene 350 palabras u 857. Escribo lo que deseo y con la extensión que salga.
  5. Aprovechar la inspiración. Muchas veces uno se sienta a escribir EL POST del día… pero cuando viene la inspiración hay que aprovecharla. Comienzas un tema y te da para escribir de más ideas relacionadas con el mismo. Aprovecha ese momento “caliente” y escribir lo que tu mente te proporcione. Escribir varios post del tirón también me suele pasar. Luego solo queda revisar y planificar su publicación
  6. Tener un banco de imágenes a mano. Se suele perder tiempo con la búsqueda de la imagen adecuada. En mi caso, además de tener un banco de imágenes de stock, quiero tratar de virar el tema hasta el punto de que todas las imágenes que utilice sean realizadas por mí. Tiempo al tiempo pero todo llegará. Esto me hará optimizar todavía más si cabe el tiempo
  7. Evernote (y similares) son tus “amigos”. En mi caso utilizo Evernote y Noteshelf (ipad) para tomar notas y estructurar ideas. Además, al clásico como una libreta y boli también tiene que estar siempre a mano J
  8. Temas sobre los que escribir.  Intencionadamente he dejado este punto (que yo considero el más importante) para el final. Bien, quiero escribir un blog pero… ¿de qué escribo? Primero de todo, escribir un blog –tal y como comentaba en la intro de este post- no tiene que ser una obligación, tiene que ser algo motivado. Una vez superado ese punto, yo me organizo de la siguiente forma:
    1. Tener una lista de ideas sobre las que escribir. Y si puede ser, planificada temporalmente su publicación para ofrecer variedad. Aquí trato de varios temas (internet, empresa, fotografía…) y la idea es variarlos para no monopolizar el blog con una sola visión
    2. Busca ideas, completa lecturas, ofrece opiniones. De casi todo se ha escrito y de lo que no se ha escrito hay poca literatura para documentarse.  Escribir supone un método para poner en orden ideas, para ofrecer opiniones, para documentar ampliamente un tema en el que eres un experto. Además, el buscar ideas en tu día a día te hace ser más analítico y ver ideas donde antes no veías nada
    3. No te bloquees. Si el tema que tenías para escribir hoy no fluye correctamente, no pasa nada. Busca una alternativa (recuerda que tienes una lista de ideas) o, simplemente, desconecta y descansa… quizás hoy no sea el día de escribir.

Principalmente, bajo estos 8 puntos es como yo gestiono este blog…. Y vosotros ¿tenéis en cuenta alguna cosa más? ¿Algún consejo para compartir?

El contenido es el principe

El contenido es el príncipe

Seguro que muchos habréis oído/leído esa frase tan socorrida de que el “el contenido es el rey“. Hablando en términos de posicionamiento web, de difusión de identidad corporativa siempre se hace mención a aquello de que hay que generar contenido (cuanto más mejor) y que sea de calidad.

Doble dificultad: Generar mucho contenido y, ya puestos a pedir, que este sea de calidad. No nos vale con contenido mediocre, porque estaremos desandando el camino.

Parece que si queremos vender nuestro producto (o servicio) sólo está la vía de generar contenido. Que todo gira alrededor del dichoso contenido y que con mucho contenido conseguiremos posicionar muy bien nuestros sitios web y llegaremos de forma casi inexorable a estar frente a los ojos del usuario, de forma que solo va a tener una opción: Elegirnos a nosotros.

Esta situación bastante utópica e idílica dista de ser la realidad de la mayoría de las empresas. Puntualicemos.

En primer lugar, rebajemos la categoría del contenido. En mi opinión, no es el rey y, de momento, se queda en príncipe. El contenido es el príncipe, es importante dentro de la jerarquía de la empresa pero no es lo más importante.

Si seguimos en términos monárquicos, la cúpula, el que dirige los destinos de nuestra empresa, el santo grial sobre el que gira todo debe de ser nuestro producto. El producto es el rey. Y ahí es donde debemos de focalizar gran parte de nuestra atención.

Debemos de desarrollar un producto que cumpla con los siguientes patrones:

  • Que sea un producto pensado, analizado y único en sus ventajas competitivas. Bien sea porque es un producto innovador, diferente a lo que existe en el mercado, porque mejora productos existentes o bien, porque siendo parecido a otros que hay en el mercado, presenta ventajas tales como un precio más adecuado o un servicio venta/postventa mejorado
  • Que sea un producto que resuelva necesidades del usuario. En definitiva, que sirva para algo concreto y que el usuario potencial vea que ciertas necesidades que tenía se ven resueltas con dicho producto.
  • Que sea un producto que vaya adecuadamente presentado, con un packaging atractivo, visual … aquello de la primera impresión es la que cuenta es real. El producto que visualmente sea atractivo tiene más puntos ganados sobre aquel producto con el que compite y vaya con un traje anónimo.

Y luego, todo esto, lo aderezamos con contenido. Contenido donde explotemos las ventajas de nuestro producto, donde presentemos el mismo y todas sus variantes. Donde especifiquemos las 10 ventajas del uso de nuestro producto, los 5 usos diferentes que presenta el mismo…en definitiva, contenido para posicionar nuestro producto, un producto que ya tiene una identidad y unos valores propios que suponen el éxito del mismo. Un producto que puede defenderse solo y que lo que haremos será ayudar a ponerlo al alcance de la vista de más gente.

A nivel desarrollo web, nos queda darle forma a todo esto que comentamos … y es como estructurar y presentar nuestro producto para que su presentación sea correcta y se maximicen las conversiones: Diseño de la ficha de producto, descripciones adecuadas, llamadas a la acción, supresión de elementos que distorsionan en determinadas partes del proceso de compra (si lo hubiera), … pero esto será material para otro post.

 

 

Tu trabajo es tu mejor carta de presentación

Tu trabajo es tu mejor carta de presentación

Llevo metido en el mundo de la fotografía desde hace 2 años. Al principio empezó siendo una afición, pero ha derivado a ser algo más, algo que forma parte de mí día a día y que exploto profesionalmente.

En todo este tiempo vas evolucionando, fijándote en aquellos que llevan tiempo en el sector y aprendiendo de los que consideras que tienen cosas que aportar. Siempre con un objetivo: Trazar una propia línea de trabajo y tener una identidad propia. Creo que con el tiempo he conseguido tener una línea de trabajo y que mis fotos tengan un sentido (podéis verlas en jeacevedo.com y en arsfoto.es).

Escribí hace unos meses un post en el que hablaba más o menos en los mismos términos y en el que utilizaba fotos de otros fotógrafos para ilustrarlo. No lo hice para ganar el aplauso de aquellos que participaban en el post, no es mi estilo, sino que lo hice como reconocimiento a la pluralidad de profesionales que hay en el sector y como muestra de que hay mercado para todos, que en armonía se puede convivir en un sector tan difícil.

Si es bueno, no entiendo porque no reconocer el trabajo de los demás… aunque estén en tu mismo sector y pudieran ser competencia sobre futuros clientes.

Han pasado 8 meses desde aquel post y veo que la situación sigue estando igual. El sector de la fotografía es una lucha de egos donde la gente hace lo imposible por “chafar” al que considera su “rival” y donde la adulación sin sentido también tiene cabida. Y todo esto lo comento desde la visión privilegiada que me ofrece la tribuna de las redes sociales. Comentarios que sin citar nombres dan tantos detalles que sabes de quien están hablando y que, además, tienen respuesta inmediata –sin mencionar- desde ese supuestamente aludido, amiguismos, peloteos en grado máximo,… en fin, creo que todo es mucho más fácil:

Tu trabajo es tu mejor carta de presentación.

Deja que tu portafolio hable de ti, de lo que has hecho y de lo que eres capaz de hacer, de tu evolución. Ya se encargarán los clientes potenciales de elegir la mejor opción.

Por suerte no me van estas “fiestas” y me mantengo siempre al margen de todas estas historias, aunque me da un poco de pena observarlas en tercera persona ya que hay tanto talento que se desperdicia por estar atento al ruido y no a crear. Al igual que digo lo anterior, también reconozco que gracias a la fotografía he encontrado personas estupendas con las que he labrado una muy buena amistad.

Llegado este punto, alguno podrá decir que hasta ahora, todo lo que comento es como cualquier sector. Y seguramente tenga razón, pero creo que en caso de las artes creativas, esa lucha de egos se pronuncia más. O al menos yo lo he notado más y por eso me ha llamado la atención para escribir este post reflexivo.

Hay sitio para todos –siempre que tu trabajo sea de calidad-, y termino con una frase del post enlazado que no es mía pero que la suscribo:

No se trata de ser el mejor, ni el primero, ni el único… Se trata de ser el adecuado

_MG_1514-2