Pasos previos para el desarrollo de una tienda online

Muchas veces existe la falta creencia de que montar una tienda online es una solución extremadamente fácil. Existen multitud de CMS en el mercado que a golpe de unos pocos clics consiguen tener en modo totalmente funcional una tienda online (ya analizaremos con detenimiento los mismos), pero esta no es la solución a nuestra vía de negocio.

Previamente al comienzo del desarrollo web de una tienda online, debemos de analizar una serie de factores a tener en cuenta, entre ellos los siguiente:

  1. Producto: Debemos de tener un producto que sea competitivo, que tenga un precio sumamente atractivo porque, no nos vamos a engañar, a día de hoy tenemos cualquier cosa a cualquier precio… así que necesitamos tener un plus –llámese precio, servicio, calidad, poder diferenciador-, que haga que nuestro producto sea deseado por aquellos que visitan nuestra web.
  2. Servicio: Si bien nos interesa vender a clientes nuevos, lo que más nos debería de interesar es que aquellos que han comprado vuelvan a hacerlo, ya que serán nuestro primeros prescriptores. Estarán contentos con nuestro servicio y/o producto y lo recomendarán a sus conocidos. No hay que olvidar que el mundo tan socialmente conectado en el que vivimos, eso es un valor añadido.
  3. Posicionamiento SEO: Nuestra web no debe descuidarlo, debe de estar orientada al usuario final, que es el que en resumidas cuentas navega y saca la tarjeta para pagar sus pedidos, pero debemos tener en cuenta los factores de optimización SEO On-Site para que resulte atractiva para buscadores.
  4. Estrategia en redes sociales definida. Bien en cierto que, a día de hoy, las redes sociales no las veo como un canal de venta per se, pero sí un canal de ayuda a la venta. No se cierran operaciones pero si que ayuda a que se cierran en nuestra web.
  5. Promoción: Englobado con los dos puntos anteriores, necesitas promocionar tu tienda online, que todo el mundo sepa de sus existencia, de sus ventajas. Una buena base de emails puede facilitar mucho la labor ya que el e-mail marketing sigue siendo hoy en día el número uno como herramienta efectiva en procesos de promoción de productos/servicios.
  6. Asesoramiento por profesionales: Es indudable que la visión de un experto en la materia puede ayudar a que nuestro proyecto sea viable. Es tremendamente lícito que queramos ahorrar costes y hacerlo nosotros mismos, pero muchas veces, el ahorro que supone el coste de una asesoramiento profesional deriva en que cualquier inversión que se haga en el proyecto sea en vano ya que tiene fallos estructurales o definición de conceptos que van a hacer que nuestro proyecto no arranque nunca.

Seguro que hay infinidad de puntos a tener en cuenta en nuestro análisis previo, por ello la vital importancia que tiene el mismo antes de pensar en cuestiones estéticas de nuestra tienda online.

Definir nuestra estrategia global de posicionamiento

Conseguir un buen posicionamiento es una de las bases que cualquier web puede perseguir. Aparecer en los primeros resultados para ciertos criterios de búsqueda relacionados con nuestro mercado es lo deseable por todos, pero antes de plantearse la estrategia de posicionamiento hay que hacer un análisis previo.

En este caso, y centrándonos en web de comercio electrónico, hay que realizar unos pasos previos antes de poner en marcha nuestro proyecto. Pasos totalmente necesarios pero muchas veces obviados.

Definir un proceso de posicionamiento global nos puede llevar a no morir de éxito, y es que debemos de tener preparada toda nuestra infraestructura antes de comenzar nuestra estrategia. Debemos de analizar nuestra misión, nuestra estrategia en pro de ofrecer respuestas al mercado y no ser una continua interrogante.

Para ello, hay que basar nuestro análisis en 5 grandes puntos:

  • Productos: Qué beneficios tienen nuestros productos, qué necesidades demanda el mercado, cómo podemos resolver los miedos del mismo con nuestros servicios. Esto debe de quedar claro al consumidor final.
  • Comunicación: Definir nuestra estrategia en social media, videomarketing, e-mail marketing, anuncios clasificados, etc..
  • Sistemas: ¿Está nuestra infraestructura preparada para dar respuesta a las peticiones de clientes? De nada sirve aparecer en los primeros resultados de búsquedas, recibir continuos pedidos y luego no llegar a tiempo para cumplir las expectativas de nuestros clientes, tanto en calidad como en tiempos de respuesta.
  • Ámbito legal: ¿Tenemos claro dónde podemos vender nuestro producto? ¿Hay algún inconveniente en la venta del mismo? ¿Cumple toda la normativa vigente?
  • Gestión de ingresos/gastos, que aunque se da por supuesto, hay que tener un sistema eficiente para gestionarlo.

Una vez que esto 5 pilares estén resueltos, debemos de englobarlos todos dentro de una estrategia que responda a una misión concreta –qué pretendemos ofrecer, cuál es el objetivo de nuestra empresa… y no vale el obvio que es la generación de beneficio, que eso se da por descontado-, donde todos los integrantes funciones como equipo pero con un liderazgo bien definido.

Si la visión de nuestra empresa/proyecto responde a estos parámetros, estamos en condiciones de afrontar una estrategia de posicionamiento global de nuestra marca/producto con las máximas garantías. Ahora es el momento exacto de comenzar con nuestra estrategia concreta para la consecución de tráfico hacia nuestra web.

Libros sobre “Analítica Web”

Una de las cosas más importantes que tenemos que hacer sobre nuestra web es medir. Medir lo que sucede en ella porque será la base de mejora: Todo aquello que no se mide no es susceptible de mejora, y en un mundo tan dinámico como es internet, debemos de saber qué está pasando en nuestra web, extraer datos y analizarlos de forma que podamos tomar decisiones que permitan mejorar el rendimiento de nuestra web, bien sea incrementando visitas, aumentando nivel de ventas o consecución de leads. En definitiva, mejorar los ratios de conversión.

Tomando como base la definición provista por la Web Analytics Association podemos decir en resumen que:

[quote align=”center” color=”#999999″]“El Análisis Web (Analítica Web) tiene por objeto la recopilación, medición, evaluación, presentación y explicación racional de los datos obtenidos del Internet, con el propósito de entender y optimizar el uso de un sitio web o de una iniciativa de marketing en Internet”[/quote]

Hay grandes profesionales de analítica web y, en los últimos meses, he tenido la oportunidad de leer 3 libros sobre esta temática de algunos de ellos que quisiera comentar y recomendar:

El arte de medir”, de Gemma Muñoz y Tristán Elósegui

ElArteDeMedirEste libro es un libro de conceptos: conceptos para analizar, reflexionar, proponer alternativas, sugerir mejoras a nuestro site con el objetivo de aumentar el ROI y, en definitiva, optimizar la inversión.

No está centrado en una herramienta en concreto, aunque bien es cierto que la presencia de Google Analytics es evidente por la flexibilidad y el gran juego que nos aporta: No busques en el libro cómo manejar Google Analytics, busca como pensar acciones para mejorar nuestra web a través de los datos que te puede proporcionar Google Analytics(entre otros)… ¿Por donde vienen nuestras visitas? ¿Les gusta nuestro contenido? ¿Por donde se van nuestras visitas? ¿Cómo podemos mejorar la tasa de rebote? ¿Están nuestras landing pages ofreciendo lo que las visitas esperan? ¿Cómo ha evolucionado nuestra tasa de conversión? ¿Hemos realizado alguna acción qué motive dicho cambio? ¿Cómo ha funcionado? … miles de preguntas a las que, datos en mano, podemos ir dando respuesta. Escrito en un lenguaje sencillo y directo.


Analítica web, medir para triunfar”, de Sergio Maldonado

Libro "Analítica Web. Medir para triunfar"Una obra que define el concepto de analítica web y aplica una metodología de implantación y uso de la misma de forma que podamos gestionar de forma optima las inversiones en marketing online, el conocer de forma eficaz nuestros mercado u optimizar nuestras acciones de email marketing, todo ello a partir de la recopilación de datos de nuestro site.

Esta obra está orientada a los siguientes grupos: Marketing online (optimización de nuestra estrategia digital), CEO (toma de decisiones, inteligencia de mercado) y Web manager (optimización web en aras de mejorar resultados)

 


Analítica web”, de Miguel Angel Acera

AnaliticaWebAnayaSi algo destaca de este libro es su carácter eminentemente didáctico, muy sencillo, cargado de ejemplos que facilitan la comprensión de los conceptos –incluso buscando similitudes con el mundo offline para aquellos que no estén muy puestos en la materia y quieran dar sus primeros pasos en la analítica web-. Me atrevería a decir que puede ser el libro perfecto para aquellos que quieran iniciarse en la analítica web. Además, para aquellos que tengan una pequeña base de conocimientos, siempre viene bien ponerles algo de orden y aclarar los mismos.

En cuanto a los contenidos, como no podía ser de otra forma, están organizados en orden incremental en cuando a complejidad: Empezamos con las definiciones y métricas, seguimos con KPI y objetivos, segmentación, dashboards, embudos de conversión, informes, usabilidad, test A/B y multivariantes, …

Además, se incluye un capítulo dedicado a la analítica web 2.0, donde las redes sociales cada vez tienen más poder en nuestra comunicación y no podemos obviar la medición de datos en las mismas.

 

En resumen un conjunto de lecturas tremendamente interesantes dentro del panorama nacional de la analítica web.

Cómo contactar con bloggers

Hace unos días comentaba que los blog son elementos importantes en la política de difusión de contenidos. Son importantes porque nos ofrecen una audiencia segmentada, acorde con el producto/servicio que nosotros ofrecemos (siempre que hagamos un trabajo previo de búsqueda de blog adecuado, fase que doy por sentada que hemos hecho correctamente).

Parece sencillo: Encontramos un blog a cuya audiencia le puede encajar nuestro producto, tenemos un producto en el que confiamos ciegamente que puede serles útil… hagámoslo llegar al blogger.  Visto así, la ecuación solo puede tener un resultado final: Éxito.

Pues no. No es tan fácil.

Como toda relación de pareja (en este caso marca-blogger) hay que ir poco a poco, conociéndose, cediendo y compartiendo. Veamos cuales son los pasos para que esa relación sea duradera en el tiempo y, sobre todo, beneficiosa para las partes.

  1. Como en cualquier pareja, la otra parte debe de sentirse especial, única, diferente… y en este caso no es menos. No podemos dirigirnos al blogger como “Estimado blogger”, “Querido blogger”, etc… los bloggers son personas y como tal, tienen nombre. El primer paso es ineludible: Saber con quién estamos hablando. Tratamiento personalizado y único. Ni intro generalistas ni copy&paste.
  1. Bien. Ya sabemos a quién dirigirnos… ¿pero tiene sentido el contacto? Este punto debería de ser el punto 0, pero como considero más importante saber a quién nos dirigimos y esto se da por supuesto, lo menciono aquí. No podemos matar moscas a cañonazos y dirigirnos a todos aquellos blogs que puedan tener una mínima relación con nuestro producto/servicio. Hay que saber que el blog al que nos dirigimos tiene una audiencia acorde con lo que nosotros ofrecemos. Además, si contactamos con blogger para algún tipo de evento, tenemos que tener en cuenta la disponibilidad geográfica.
  1. Se claro y conciso. El tiempo es oro. Expón tu propuesta en unas breves líneas… y no esperes ni respuestas inmediatas ni que trabajen gratis para ti. Puede ser que tu propuesta sea interesante pero el blogger no la considere por su política de contenidos. No pasa nada. En otra ocasión será. Uno de los fallos principales es crear(se) falsas expectativas y esperar mucho.
  1. Independencia. Si la relación queremos que sea fructífera y duradera, la independencia tiene que ser total. Si el blogger acepta seguir nuestro guión (cosa poco probable en blog de referencia), al final sonará su mensaje a “panfleto” y el efecto que se conseguirá no será el idóneo. El mensaje tiene que ser natural… ahí está la clave del éxito. Las opiniones de terceros son más tenidas en cuenta que las de la propia marca porque suena naturales, creíbles.

La clave pasaría por realizar un tratamiento único y exclusivo. Ofrecer aquello que sabemos que puede ser de interés para la audiencia del blog (y por ende, interesante para que el blogger escriba sobre ello) y dejar total libertad.

Esto puede traer consecuencias no esperadas, como por ejemplo que nuestro producto no de la talla. En este caso, muchos blogs suelen optar por no hacer ninguna reseña/mención al respecto o ser livianos con sus críticas. Si esas opiniones tienen sentido, nos pueden aportar un feedback  muy interesante que tenemos que saber aprovechar. Sabemos que la conversación se va a dar, participemos en ella.

Cuando el like no es sinónimo de éxito

Hoy estamos de “cumplemes”. Hace un mes justo (mi primer día de las “no-vacaciones 2014”), me levanté una mañana dispuesto a poner en marcha esta web. Una idea sencilla pero que llevaba barruntando tiempo… y no hay nada como tener cinco minutos libres para liarte la manta a la cabeza y darle forma a todas las anotaciones que había ido acumulando en el Evernote.

Una web donde escribir sobre aquello que me gusta, sobre mi trabajo, mi día a día:

  • Todo lo que supone el ecosistema web
  • El mundo de la empresa desde el punto de vista de alguien que –con dos compañeros de viaje más sin los que esto no hubiera sido posible- se busca sus habichuelas desde hace ya 14 años (uff! cómo pasa el tiempo)
  • La fotografía… a la que llegué hace dos años para quedarme 🙂

Durante este mes he ido monitorizando la repercusión (todavía mínima) del alcance de mis publicaciones. Hay post que han tenido un éxito esperado y otros que han pasado de puntillas. No me importa. En esta primera fase quiero conseguir la disciplina de escribir de forma frecuente y, sobre todo, de aportar cosas… que aquellos que lean estas líneas se lleven “algo”.

Hasta aquí todo muy protocolario, pero no es de esto de lo que quería escribir en esta entrada… aunque sí que ha venido motivada esta reflexión por lo que os he expuesto en el párrafo anterior.

Me llama poderosamente la atención que algunos artículos se han compartido más veces que visitas han tenido. Lo he comprobado en algunas entradas que he visto que tenían “cierta” repercusión (dentro del alcance limitadísimo que tiene el blog ahora) y en momentos las veces que se ha compartido el artículo es superior al número de visitas que tenía en ese momento.

Esto ofrece una clara conclusión: NO LEEMOS LO QUE COMPARTIMOS. Bueno, quizás me haya pasado al generalizar de esta forma, porque seguro que casi todos leemos lo que compartimos ( 😉 ) pero también hay gente que no lo hace. Esto me lleva a pensar que no vale con compartir contenidos por aquello de hacernos “interesantes” o “especialistas”, o demostrar nuestros conocimientos… vale compartir aquello que has verificado que existe en primer lugar, y que sepas que puede aportar algo a esa comunidad que tienes detrás de ti (independientemente del tamaño que esta tenga). Hace muchos meses leía un artículo al respecto –hablaba sobre un post compartido cientos de veces cuando dicho link no funcionaba, incluso la gente se atrevía a comentar/resumir el post- y este microexperiencia me ha venido a recordar aquello.

Por eso, no me canso de repetir que el valor de un like o un RT es ciertamente relativo. Que hay profesionales que manejan números de likes/followers de usuario poco iniciado y son eminencias en su sector. Y viceversa.

Que la luz cegadora del like es dañina si no se maneja con cuidado… ya que solo alimenta al ego. Y el ego ya sabemos que es como la solitaria… hay que darle de comer constantemente

Ahora sí, llegados a este punto, ya podéis compartir, darle al like o comentar… si os gusta el artículo 😉

¿Por qué la gente abandona mi web?

Hay miles de formas de tratar de conseguir tráfico hacia tu web, pero hay las mismas opciones de conseguir que los visitantes de la misma abandonen la web nada más aterrizar en ella. Sería un dudoso honor que la tasa de rebote de nuestra web llegara a límites máximos.

Muchas veces se invierte un valioso tiempo en desarrollar, diseñar e implementar una web pero no se tienen en cuenta ciertos aspectos que hacen que el fracaso de la web sea inminente.

Veamos esos elementos en los que hay que prestar especial atención para minimizar el abandono de la web por parte de nuestros visitantes:

  1. NAVEGABILIDAD. Estructurada, pensada, sencilla. Hay que huir de estructuras de navegación complejas, donde al usuario le cueste localizar la información. A su vez, hay ciertas estructuras que funcionan, que el usuario ya tiene asumido el funcionamiento con un simple vistazo a la web: No busquemos lugares imposibles para posicionar nuestro menú. Simplifiquemos la estructura en la medida de lo posible… que no haya que recorrer muchos clicks para llegar a la información que estamos buscando.
  1. NO PREGUNTES DEMASIADO. Muchas veces tratamos de recopilar cierta información de nuestros usuarios, información que nos servirá para futuras acciones (por ejemplo, campañas de email marketing).  Pues bien, hay que tratar de minimizar la cantidad de información solicitada. Pidamos lo básico, nada más. Cuesta mucho conseguir que un cliente acceda a darnos sus datos a cambio de algo (que genere una conversión), pero cuesta muy poco que esa conversión no se lleve a cabo si le solicitamos 15 campos cuando la información base que nos hace falta se limita a 5.
  1. NO SE SABE QUE OFRECEMOS. Esto es básico. Debemos de ofrecer una visión clara de nuestro producto/servicio. Nuestros visitantes responden a perfiles muy heterogéneos… tenemos que conseguir que la imagen que proyectemos para todos ellos quede claro el valor de lo que ofrecemos.
  1. PIENSA EN PERSONAS, NO EN ROBOTS. Tu contenido lo “consumiran” personas, no robots. Piensa en ellas cuando prepares tu contenido. El SEO (posicionamiento orgánico) está muy bien, pero no te olvides de tus lectores. Dale sentido a lo que ofreces.
  1. TU WEB NO ESTÁ OPTIMIZADA… Y tarda media vida en mostrar contenidos. Eres candidato al abandono. No hay tiempo. El visitante no espera.
  1. NO APORTAS NADA. Tienes una web estructura, recoges la información justa, se sabe que ofreces y tu contenido está pensado en las personas, pero… ¿aportas algun beneficio a tu visitante? Si este detecta que no aportas nada nuevo, lo normal será salir corriendo y no volver.

20 ideas para escribir en el blog de empresa

Comentábamos que escribir en el blog de empresa debería de ser una tarea de un equipo, un equipo que se sintiera implicado en la generación de contenidos y que vieran el resultado del mismo como una participación global y fueran partícipes del éxito del mismo.

Lo ideal sería que cada persona que escribiera en el blog corporativo lo hiciera de la temática en la que es especialista, generando una visión global y completa del mismo. Ese sería el caso ideal. Pero muchas veces el blog se sostiene por muy pocos participantes (o uno solo) y las ideas se agotan… ¿qué publico en el blog? A veces es necesario una fuente de inspiración externa para ver sobre qué contenido escribimos. Aquí van 20 ideas sobre las que escribir en el blog de empresa:

  1. Resuelve dudas. Las preguntas que tus clientes te hagan de forma más o menos frecuente puede ser un tema para un post.
  2. Aporta una visión personal de la empresa. Qué hay detrás de la misma, quien la integra, dónde se ubica, de que medios dispone.
  3. Qué necesitan saber tus clientes cuando van a contratar un producto/servicio que les ofreces.
  4. Qué pasa en tu sector. Cuáles son las novedades que surgen en el mismo.
  5. Entrevista a los miembros de tu equipo, que aporten su visión sobre la especialidad en la que desarrollan su labor.
  6. Qué errores habéis cometido, que conocimiento han generado los mismos y como se han resuelto.
  7. Explica casos de éxito. Ofrece detalles de casos de éxito reales… que tu cliente potencial vea que las ventajas que ofreces se pueden lograr de forma real.
  8. Publica resúmenes semanales con contenido de terceros que pueda ser interesante para tu lector. No sabemos de todo y reconocer a aquellos que tienen una visión más completa que nosotros nos hace más transparentes.
  9. Genera videotutoriales. El contenido audiovisual es uno de los que mejor se consume.
  10. Ofrece listas de contenidos, ideas, tips estructurados que pudieran ser interesantes para tu sector (este post es un ejemplo de ello)
  11. Recomienda lecturas. Una buena información siempre es bienvenida. Libros, blogs, revistas sectoriales.
  12. Ofrece comparativas de productos.
  13. Anticipa la evolución el sector. Con tu conocimiento del mismo, hacia donde crees que irá el mismo.
  14. Invita a terceros a escribir en el blog. Aportarán una visión externa de la empresa.
  15. ¿Has participado en algún evento? Cuenta tu experiencia, ofrece los detalles que pudieran ser interesante para tus clientes. Trasládales ese conocimiento nuevo que has adquirido.
  16. Pregunta a tus clientes, ofrece tu visión de tus productos/servicios con el ánimo de generar feedback… no tengas miedo a las críticas: Las opiniones (con sentido) nos harán crecer.
  17. Cuáles son los errores habituales que se suelen cometer en tu sector.
  18. Genera contenido descargable (PDF). Las guías suelen ser un producto de mucho consumo y si el contenido es adecuado, puede conseguir viralidad: Llegaremos a más gente.
  19. La legislación en tu sector. Temas normalmente que no son extremadamente interesantes pero que ofreciendo una versión real y simplificada del mismo viene bien conocer.
  20. Escribas de lo que escribas, escríbelo desde el lado humano. Piensa en quien te va a leer, no es máquinas. Despierta emociones, comparte conocimiento.

Ideas hay muchísimas… aquí un pequeño listado 😉

 

El reciclaje de contenidos

Generar contenidos para un blog o una web no es tarea sencilla. Es una tarea que supone el estudio, investigación, prueba de herramientas, generar ideas, estructurar las mismas… es un proceso lento que tiene como resumen un post donde, de manera organizada, se expone el argumento principal del mismo y se trazan una serie de ideas sobre las que versar el contenido.

Ahora bien, una vez generar ese post, esas 500-700 palabras (de media que lo componen)… ¿qué hacemos? ¿Muere ahí el contenido? ¿Publicamos en nuestra web y nos olvidamos de él? No debería de ser ese el resultado final… porque el esfuerzo final no recompensaría el rendimiento que podemos obtener de ese artículo.

Aquí propongo varias acciones que deberíamos de realizar con todo el contenido que vayamos generando para seguir dándole vida al contenido generado.

  1. COMPARTIR EN MEDIOS SOCIALES: Compartir en medios sociales es una vía natural de salida de nuestro contenido. Es la forma en la que hoy en día comenzamos a darle visibilidad inmediata al mismo. Pero no deberíamos limitarnos a compartir únicamente una vez. ¿Por qué? Nuestros lectores potenciales no están esperando “ansiosos” nuestro contenido pese a que tengamos una hora de publicación más o menos definida. Tenemos que estructurarnos un calendario de publicaciones del mismo post de forma que alcancemos distintos horarios para alcanzar el mayor número de lectores. Además, el uso de etiquetas/hashtag ayuda en la difusión del mismo para poner llegar a aquellas personas que buscan una temática acorde con nuestro post pero no están en nuestro círculo de influencia.
  1. COMPLETAR LAS IDEAS: Normalmente las ideas que plasmemos en un post no son únicas y acotadas al contenido del mismo. Siempre podremos completar esa idea con contenido extra, con nuevas visiones, etc… Por ello no hay que abandonar la idea del post: Continuémosla con más contenido que permita reciclar esas ideas sobre las que ya hemos trabajado anteriormente. ¿Has escrito un post sobre cómo instalar WordPress? ¿Por qué no lo continuas con esos plugins básicos que toda instalación debería de llevar? ¿Cuáles son los mejores plugins de seguridad? … es decir, podemos darle continuidad a una idea inicial para seguir generando contenido. Además, con el contenido nuevo refrescamos el contenido previo, volviendo a ponerlo en órbita.
  1. AGRUPAR CONTENIDOS: Una forma de reciclar contenido antiguo para generar contenido nuevo podría ser la agrupación de contenidos sobre una misma temática. Por ejemplo, si durante unos meses hemos ido escribiendo artículos sobre cómo gestionar de forma efectiva un blog, podemos crear un resumen de contenidos estructurado, donde se marquen todos los pasos a seguir basado en contenidos antiguos que ya habíamos publicado. Es una forma de generar nuevo contenido (el índice organizado) en base a contenido antiguo (los post publicados de una misma temática).

Hay más formas de poder reciclar contenidos de forma efectiva… ¿Alguna forma más de sacarle partido a ese contenido que hemos generado previamente?

Usos de WhatsApp para crecer en nuestro negocio

El servicio de mensajería ha evolucionado de forma vertiginosa en los últimos años. Atrás quedaron los “innovadores” SMS que todos usábamos anteriormente para dejar paso a Facebook Messenger, mensajes directos de Twitter y, sobre todo WhatsApp.

Las bondades de WhatsApp –el intercambio de mensaje instantáneo, posibilidad de compartir fotos/videos, añadir contactos, el uso de la misma con WiFi…- han hecho que el uso de esta aplicación sea casi universal. Han salido competidores en esencia, pero el más extendido en su uso, el rey sigue siendo WhatsApp.

Las características de WhatsApp permiten a cualquier negocio establecer un nuevo canal de comunicación con sus clientes, de forma que la promoción de sus productos, las comunicaciones internas sobre pedidos, la resolución de dudas pre/post compra encuentran una nueva vía para ser resueltas.

¿Qué ventajas ofrece WhatsApp?

SERVICIO DE ATENCION AL CLIENTE. Ya hemos comentado que con la extensión de la aplicación en ciento de millones de smartphones, WhatsApp se convierte en la herramienta de comunicación instantánea número uno. Una vez que tenemos el teléfono móvil de nuestro cliente –y previa autorización del mismo-, este canal puede ser utilizado para compartir información, informar al cliente del estado de su pedido, resolver consultas y, por ejemplo, podemos conferirle un toque exclusivo para incentivar el uso del mismo ofreciendo ofertas exclusivas vía WhatsApp. Se establece una relación tremendamente directa uno a uno entre la empresa y el cliente. Comunicación directa e instantánea de bajo coste

CANAL DE MARKETING ONLINE. El uso del Smartphone es generalizado… ¿Por qué no usar este canal como herramienta de marketing online? El SMS ha muerto y el email entra en competencia con la gran cantidad de correo promo que se recibe y que muchas veces acaba en la carpeta spam. Además, la facilidad para compartir distintos formatos (textos, imágenes, videos) lo hacen un canal que nos ofrece todo el abanico de opciones de promoción.

COMUNICACIÓN FLUIDA CON EL EQUIPO. Los casos anteriores estaban orientados hacia el cliente final… pero WhatsApp también puede ser utilizado en beneficio interno de la empresa. La creación de grupos internos favorece el compartir información en el momento. Por ejemplo, el equipo de ventas puede informar en el momento exacto de necesidades que pudieran surgir con determinados clientes, tendencias que se detecten en el proceso de venta, compartir alertas con el resto de los miembros, trasladar feedback que aportan los clientes en el momento de la compra, etc…

BRANDING. Incorporar el uso de WhatsApp supone un coste ínfimo para la empresa y, bien enfocado, puede aportar las ventajas que hemos enumerado en los casos anteriores. La simple interactividad de los mensajes que nuestros clientes resolviendo sus posibles dudas, la inmediatez en la respuesta, la atención personalizada realza nuestra imagen de marca.

¿Qué es el marketing de contenidos?

¿Qué es el marketing de contenidos?

En algunos de los artículos que poco a poco van surgiendo en el blog, siempre hablo de contenidos.  La importancia del contenido en una buena estrategia de marketing es vital.

Pero… ¿qué es el marketing de contenidos? Es una técnica de marketing relacionado con la creación y distribución de contenido propio o relacionado de la empresa, orientado hacia el público objetivo de la misma. Con el objetivo de captar la atención, atraer al cliente potencial y tratar de generar conversiones. En definitiva, tratar de captar nuevos clientes a partir de la generación de relaciones bidireccionales usuario-marca vía contenido ofrecido.

El marketing de contenidos de una empresa debe seguir una política establecida previamente (otra vez hablamos de estrategias… y es que todo pasa siempre por tener planificado qué hacer y cómo anticiparse a las posibles situaciones que se puedan ir dando).

Hay que saber hacia quién vamos a orientarlo. Saber cuál es nuestro público objetivo y segmentar el contenido hacia ese target. Si no tenemos claro cuál es nuestro público objetivo, habrá que suponer quién va a consumir nuestros contenidos y mediante medición y analítica y verificando que esa premisa inicial se va cumpliendo. Si estamos equivocados, hay que ir ajustando sobre la marcha.

El contenido que generemos debe ser único. En el sentido de tener una característica propia e inequívoca nuestra. Nuestro aporte, nuestra visión, el conocimiento específico de cierto producto o servicio, el punto de actualidad, el estilo narrativo. Algo que le confiera esa ventaja competitiva sobre contenidos similares.

Debe de aportar valor. Ser útil para el que lo consuma. Hay mucho que leer y poco tiempo para hacerlo. Si conseguimos atrapar al visitante de la web a partir del primer párrafo, hagamos que el resto del artículo le aporte valor. Eso repercutirá de forma positiva en nosotros. Por ejemplo, si ponemos al alcance la opción social de nuestro contenido, es fácilmente deducible que nuestro contenido será compartido por dicho usuario para sus seguidores consiguiendo, de forma automática, mayor difusión de nuestro contenido.

Hay que saber de qué se habla. Documentarse. Leer. Analizar. Saber que lo que estamos aportando tiene una base real y lógica. No poco valdrá generar contenido si no estamos puestos en la materia. El resultado final chirría.

Hay que establecer un flujo de trabajo. Porque no vale con crear contenidos de forma aleatoria. Si queremos aportar valor, generar contenido estudiado y orientarlo hacia nuestro público objetivo tenemos que tener claro qué ideas tratar, cómo redactarlas, quién tiene que revisarlas, qué política de difusión vamos a seguir, etc… En definitiva, establecer un ciclo de vida en la generación del contenido.

Como todo –y esto vale para el marketing de contenidos igualmente- aquello que no se mide no se puede mejorar. De ahí que sea extremadamente importante medir los resultados del alcance de nuestro contenido, qué contenidos generar más visitas, qué contenidos convierten más… si medimos, seremos capaces de analizar qué está pasando y tomar decisiones con rigor para tratar de conseguir mejorar resultados. Y como decíamos en una entrada anterior, los resultados no son inmediatos. El marketing de contenidos es lo más parecido a una carrera de fondo, asi que tenemos que estar preparados para ello.