¿Qué es el marketing de contenidos?

¿Qué es el marketing de contenidos?

En algunos de los artículos que poco a poco van surgiendo en el blog, siempre hablo de contenidos.  La importancia del contenido en una buena estrategia de marketing es vital.

Pero… ¿qué es el marketing de contenidos? Es una técnica de marketing relacionado con la creación y distribución de contenido propio o relacionado de la empresa, orientado hacia el público objetivo de la misma. Con el objetivo de captar la atención, atraer al cliente potencial y tratar de generar conversiones. En definitiva, tratar de captar nuevos clientes a partir de la generación de relaciones bidireccionales usuario-marca vía contenido ofrecido.

El marketing de contenidos de una empresa debe seguir una política establecida previamente (otra vez hablamos de estrategias… y es que todo pasa siempre por tener planificado qué hacer y cómo anticiparse a las posibles situaciones que se puedan ir dando).

Hay que saber hacia quién vamos a orientarlo. Saber cuál es nuestro público objetivo y segmentar el contenido hacia ese target. Si no tenemos claro cuál es nuestro público objetivo, habrá que suponer quién va a consumir nuestros contenidos y mediante medición y analítica y verificando que esa premisa inicial se va cumpliendo. Si estamos equivocados, hay que ir ajustando sobre la marcha.

El contenido que generemos debe ser único. En el sentido de tener una característica propia e inequívoca nuestra. Nuestro aporte, nuestra visión, el conocimiento específico de cierto producto o servicio, el punto de actualidad, el estilo narrativo. Algo que le confiera esa ventaja competitiva sobre contenidos similares.

Debe de aportar valor. Ser útil para el que lo consuma. Hay mucho que leer y poco tiempo para hacerlo. Si conseguimos atrapar al visitante de la web a partir del primer párrafo, hagamos que el resto del artículo le aporte valor. Eso repercutirá de forma positiva en nosotros. Por ejemplo, si ponemos al alcance la opción social de nuestro contenido, es fácilmente deducible que nuestro contenido será compartido por dicho usuario para sus seguidores consiguiendo, de forma automática, mayor difusión de nuestro contenido.

Hay que saber de qué se habla. Documentarse. Leer. Analizar. Saber que lo que estamos aportando tiene una base real y lógica. No poco valdrá generar contenido si no estamos puestos en la materia. El resultado final chirría.

Hay que establecer un flujo de trabajo. Porque no vale con crear contenidos de forma aleatoria. Si queremos aportar valor, generar contenido estudiado y orientarlo hacia nuestro público objetivo tenemos que tener claro qué ideas tratar, cómo redactarlas, quién tiene que revisarlas, qué política de difusión vamos a seguir, etc… En definitiva, establecer un ciclo de vida en la generación del contenido.

Como todo –y esto vale para el marketing de contenidos igualmente- aquello que no se mide no se puede mejorar. De ahí que sea extremadamente importante medir los resultados del alcance de nuestro contenido, qué contenidos generar más visitas, qué contenidos convierten más… si medimos, seremos capaces de analizar qué está pasando y tomar decisiones con rigor para tratar de conseguir mejorar resultados. Y como decíamos en una entrada anterior, los resultados no son inmediatos. El marketing de contenidos es lo más parecido a una carrera de fondo, asi que tenemos que estar preparados para ello.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 12 =