8 ideas para escribir post que enganchen

Escribir de forma continua en un blog suele ser una tarea bastante compleja. No hablo de aquello que comienza, que todos empezamos con mucha ilusión y ganas hasta que lleva un punto de inflexión en el que el blog se convierte en una carga y de ahí al abandono el paso es inmediato. Hablo de escribir de forma continuada durante meses, años… esa tarea de blogger donde el blog se convierte en una extensión de tu día a día.

Pues bien, si escribir es complejo, conseguir que te lean creo que es todavía más difícil. Primero porque en la red encontramos mucho de todo. De cualquier temática vamos a encontrar multitud de opciones, pero no tenemos que dejarnos “amedrentar” por ello, tenemos que ser fieles a nuestra idea, a nuestros contenidos y a nuestra estrategia. Hay que buscarse un hueco en el mercado global de la audiencia.

Para ello hay que escribir que atrape al lector, que enganche. Que el lector añada a su lista de suscripciones nuestra web o que la visita a nuestro blog suponga para él parte de su rutina.

¿Cómo hacerlo? Pues aquí aporto 8 ideas que creo que ayudarán a marcar un estilo para tus post y que harán que el principio del camino tenga un buen punto de partida:

  1. Cuenta una historia. Se cercano, personal. Utiliza un lenguaje sencillo, directo y legible.
  2. Aporta información. Investiga e interactúa. Complementa la información existente. Genera debate. De aquí siempre se pueden encontrar nuevos caminos para seguir completando contenidos.
  3. Resuelve problemas. Aporta soluciones. Que tu blog sea una fuente de consulta para encontrar la solución a aquellos problemas que la temática de tu blog trata.
  4. Genera contenido de calidad. No hay que tener obsesión por publicar. Mejor dosificar publicaciones pero que el contenido esté trabajado.
  5. Escribe regularmente. No basta con publicar mucho en poco tiempo si luego estás mucho tiempo sin aportar nada. Los lectores se olvidarán de tu blog. Siempre es mejor, en la medida de lo posible, aportar contenido de forma regular.
  6. Escribe motivado. Escribir no es matemático. No podemos establecer una agenda cerrada para escribir nuestros post. Muchas veces la inspiración vendrá a visitarte cuando menos te lo esperes. Estate preparado para no olvidar esas ideas. Asimismo, revisa lo que tienes preparado para publicar. Dale tiempo de reposo al contenido para hacer segundas lecturas… pueden ser necesarias para puntualizar o completar la idea inicial.
  7. Varía tus post. Combina post cortos y directos con post más extensos. Recicla contenido publicado que siga estando vigente. Aprovecha el trabajo realizado. Esto servirá para darle mayor visibilidad a contenido que ya tenemos publicado.
  8. Busca ayuda en tus lectores. Piensa los call to action que pueden cerrar el post. Pregúntales… seguro que se puede generar conversación y, casi siempre, conversación suele ser sinónimo de conocimiento, de oportunidad de debate, de nuevas aportaciones.

Esta lista podría ser todo lo extensa que uno quisiera, pero creo que estos 8 pilares pueden ser fundamentales en cualquier estrategia para escribir post que enganchen.

Se admiten más aportaciones 😉

¿Por qué la gente abandona mi web?

Hay miles de formas de tratar de conseguir tráfico hacia tu web, pero hay las mismas opciones de conseguir que los visitantes de la misma abandonen la web nada más aterrizar en ella. Sería un dudoso honor que la tasa de rebote de nuestra web llegara a límites máximos.

Muchas veces se invierte un valioso tiempo en desarrollar, diseñar e implementar una web pero no se tienen en cuenta ciertos aspectos que hacen que el fracaso de la web sea inminente.

Veamos esos elementos en los que hay que prestar especial atención para minimizar el abandono de la web por parte de nuestros visitantes:

  1. NAVEGABILIDAD. Estructurada, pensada, sencilla. Hay que huir de estructuras de navegación complejas, donde al usuario le cueste localizar la información. A su vez, hay ciertas estructuras que funcionan, que el usuario ya tiene asumido el funcionamiento con un simple vistazo a la web: No busquemos lugares imposibles para posicionar nuestro menú. Simplifiquemos la estructura en la medida de lo posible… que no haya que recorrer muchos clicks para llegar a la información que estamos buscando.
  1. NO PREGUNTES DEMASIADO. Muchas veces tratamos de recopilar cierta información de nuestros usuarios, información que nos servirá para futuras acciones (por ejemplo, campañas de email marketing).  Pues bien, hay que tratar de minimizar la cantidad de información solicitada. Pidamos lo básico, nada más. Cuesta mucho conseguir que un cliente acceda a darnos sus datos a cambio de algo (que genere una conversión), pero cuesta muy poco que esa conversión no se lleve a cabo si le solicitamos 15 campos cuando la información base que nos hace falta se limita a 5.
  1. NO SE SABE QUE OFRECEMOS. Esto es básico. Debemos de ofrecer una visión clara de nuestro producto/servicio. Nuestros visitantes responden a perfiles muy heterogéneos… tenemos que conseguir que la imagen que proyectemos para todos ellos quede claro el valor de lo que ofrecemos.
  1. PIENSA EN PERSONAS, NO EN ROBOTS. Tu contenido lo “consumiran” personas, no robots. Piensa en ellas cuando prepares tu contenido. El SEO (posicionamiento orgánico) está muy bien, pero no te olvides de tus lectores. Dale sentido a lo que ofreces.
  1. TU WEB NO ESTÁ OPTIMIZADA… Y tarda media vida en mostrar contenidos. Eres candidato al abandono. No hay tiempo. El visitante no espera.
  1. NO APORTAS NADA. Tienes una web estructura, recoges la información justa, se sabe que ofreces y tu contenido está pensado en las personas, pero… ¿aportas algun beneficio a tu visitante? Si este detecta que no aportas nada nuevo, lo normal será salir corriendo y no volver.

20 ideas para escribir en el blog de empresa

Comentábamos que escribir en el blog de empresa debería de ser una tarea de un equipo, un equipo que se sintiera implicado en la generación de contenidos y que vieran el resultado del mismo como una participación global y fueran partícipes del éxito del mismo.

Lo ideal sería que cada persona que escribiera en el blog corporativo lo hiciera de la temática en la que es especialista, generando una visión global y completa del mismo. Ese sería el caso ideal. Pero muchas veces el blog se sostiene por muy pocos participantes (o uno solo) y las ideas se agotan… ¿qué publico en el blog? A veces es necesario una fuente de inspiración externa para ver sobre qué contenido escribimos. Aquí van 20 ideas sobre las que escribir en el blog de empresa:

  1. Resuelve dudas. Las preguntas que tus clientes te hagan de forma más o menos frecuente puede ser un tema para un post.
  2. Aporta una visión personal de la empresa. Qué hay detrás de la misma, quien la integra, dónde se ubica, de que medios dispone.
  3. Qué necesitan saber tus clientes cuando van a contratar un producto/servicio que les ofreces.
  4. Qué pasa en tu sector. Cuáles son las novedades que surgen en el mismo.
  5. Entrevista a los miembros de tu equipo, que aporten su visión sobre la especialidad en la que desarrollan su labor.
  6. Qué errores habéis cometido, que conocimiento han generado los mismos y como se han resuelto.
  7. Explica casos de éxito. Ofrece detalles de casos de éxito reales… que tu cliente potencial vea que las ventajas que ofreces se pueden lograr de forma real.
  8. Publica resúmenes semanales con contenido de terceros que pueda ser interesante para tu lector. No sabemos de todo y reconocer a aquellos que tienen una visión más completa que nosotros nos hace más transparentes.
  9. Genera videotutoriales. El contenido audiovisual es uno de los que mejor se consume.
  10. Ofrece listas de contenidos, ideas, tips estructurados que pudieran ser interesantes para tu sector (este post es un ejemplo de ello)
  11. Recomienda lecturas. Una buena información siempre es bienvenida. Libros, blogs, revistas sectoriales.
  12. Ofrece comparativas de productos.
  13. Anticipa la evolución el sector. Con tu conocimiento del mismo, hacia donde crees que irá el mismo.
  14. Invita a terceros a escribir en el blog. Aportarán una visión externa de la empresa.
  15. ¿Has participado en algún evento? Cuenta tu experiencia, ofrece los detalles que pudieran ser interesante para tus clientes. Trasládales ese conocimiento nuevo que has adquirido.
  16. Pregunta a tus clientes, ofrece tu visión de tus productos/servicios con el ánimo de generar feedback… no tengas miedo a las críticas: Las opiniones (con sentido) nos harán crecer.
  17. Cuáles son los errores habituales que se suelen cometer en tu sector.
  18. Genera contenido descargable (PDF). Las guías suelen ser un producto de mucho consumo y si el contenido es adecuado, puede conseguir viralidad: Llegaremos a más gente.
  19. La legislación en tu sector. Temas normalmente que no son extremadamente interesantes pero que ofreciendo una versión real y simplificada del mismo viene bien conocer.
  20. Escribas de lo que escribas, escríbelo desde el lado humano. Piensa en quien te va a leer, no es máquinas. Despierta emociones, comparte conocimiento.

Ideas hay muchísimas… aquí un pequeño listado 😉

 

El reciclaje de contenidos

Generar contenidos para un blog o una web no es tarea sencilla. Es una tarea que supone el estudio, investigación, prueba de herramientas, generar ideas, estructurar las mismas… es un proceso lento que tiene como resumen un post donde, de manera organizada, se expone el argumento principal del mismo y se trazan una serie de ideas sobre las que versar el contenido.

Ahora bien, una vez generar ese post, esas 500-700 palabras (de media que lo componen)… ¿qué hacemos? ¿Muere ahí el contenido? ¿Publicamos en nuestra web y nos olvidamos de él? No debería de ser ese el resultado final… porque el esfuerzo final no recompensaría el rendimiento que podemos obtener de ese artículo.

Aquí propongo varias acciones que deberíamos de realizar con todo el contenido que vayamos generando para seguir dándole vida al contenido generado.

  1. COMPARTIR EN MEDIOS SOCIALES: Compartir en medios sociales es una vía natural de salida de nuestro contenido. Es la forma en la que hoy en día comenzamos a darle visibilidad inmediata al mismo. Pero no deberíamos limitarnos a compartir únicamente una vez. ¿Por qué? Nuestros lectores potenciales no están esperando “ansiosos” nuestro contenido pese a que tengamos una hora de publicación más o menos definida. Tenemos que estructurarnos un calendario de publicaciones del mismo post de forma que alcancemos distintos horarios para alcanzar el mayor número de lectores. Además, el uso de etiquetas/hashtag ayuda en la difusión del mismo para poner llegar a aquellas personas que buscan una temática acorde con nuestro post pero no están en nuestro círculo de influencia.
  1. COMPLETAR LAS IDEAS: Normalmente las ideas que plasmemos en un post no son únicas y acotadas al contenido del mismo. Siempre podremos completar esa idea con contenido extra, con nuevas visiones, etc… Por ello no hay que abandonar la idea del post: Continuémosla con más contenido que permita reciclar esas ideas sobre las que ya hemos trabajado anteriormente. ¿Has escrito un post sobre cómo instalar WordPress? ¿Por qué no lo continuas con esos plugins básicos que toda instalación debería de llevar? ¿Cuáles son los mejores plugins de seguridad? … es decir, podemos darle continuidad a una idea inicial para seguir generando contenido. Además, con el contenido nuevo refrescamos el contenido previo, volviendo a ponerlo en órbita.
  1. AGRUPAR CONTENIDOS: Una forma de reciclar contenido antiguo para generar contenido nuevo podría ser la agrupación de contenidos sobre una misma temática. Por ejemplo, si durante unos meses hemos ido escribiendo artículos sobre cómo gestionar de forma efectiva un blog, podemos crear un resumen de contenidos estructurado, donde se marquen todos los pasos a seguir basado en contenidos antiguos que ya habíamos publicado. Es una forma de generar nuevo contenido (el índice organizado) en base a contenido antiguo (los post publicados de una misma temática).

Hay más formas de poder reciclar contenidos de forma efectiva… ¿Alguna forma más de sacarle partido a ese contenido que hemos generado previamente?

¿Qué es el marketing de contenidos?

¿Qué es el marketing de contenidos?

En algunos de los artículos que poco a poco van surgiendo en el blog, siempre hablo de contenidos.  La importancia del contenido en una buena estrategia de marketing es vital.

Pero… ¿qué es el marketing de contenidos? Es una técnica de marketing relacionado con la creación y distribución de contenido propio o relacionado de la empresa, orientado hacia el público objetivo de la misma. Con el objetivo de captar la atención, atraer al cliente potencial y tratar de generar conversiones. En definitiva, tratar de captar nuevos clientes a partir de la generación de relaciones bidireccionales usuario-marca vía contenido ofrecido.

El marketing de contenidos de una empresa debe seguir una política establecida previamente (otra vez hablamos de estrategias… y es que todo pasa siempre por tener planificado qué hacer y cómo anticiparse a las posibles situaciones que se puedan ir dando).

Hay que saber hacia quién vamos a orientarlo. Saber cuál es nuestro público objetivo y segmentar el contenido hacia ese target. Si no tenemos claro cuál es nuestro público objetivo, habrá que suponer quién va a consumir nuestros contenidos y mediante medición y analítica y verificando que esa premisa inicial se va cumpliendo. Si estamos equivocados, hay que ir ajustando sobre la marcha.

El contenido que generemos debe ser único. En el sentido de tener una característica propia e inequívoca nuestra. Nuestro aporte, nuestra visión, el conocimiento específico de cierto producto o servicio, el punto de actualidad, el estilo narrativo. Algo que le confiera esa ventaja competitiva sobre contenidos similares.

Debe de aportar valor. Ser útil para el que lo consuma. Hay mucho que leer y poco tiempo para hacerlo. Si conseguimos atrapar al visitante de la web a partir del primer párrafo, hagamos que el resto del artículo le aporte valor. Eso repercutirá de forma positiva en nosotros. Por ejemplo, si ponemos al alcance la opción social de nuestro contenido, es fácilmente deducible que nuestro contenido será compartido por dicho usuario para sus seguidores consiguiendo, de forma automática, mayor difusión de nuestro contenido.

Hay que saber de qué se habla. Documentarse. Leer. Analizar. Saber que lo que estamos aportando tiene una base real y lógica. No poco valdrá generar contenido si no estamos puestos en la materia. El resultado final chirría.

Hay que establecer un flujo de trabajo. Porque no vale con crear contenidos de forma aleatoria. Si queremos aportar valor, generar contenido estudiado y orientarlo hacia nuestro público objetivo tenemos que tener claro qué ideas tratar, cómo redactarlas, quién tiene que revisarlas, qué política de difusión vamos a seguir, etc… En definitiva, establecer un ciclo de vida en la generación del contenido.

Como todo –y esto vale para el marketing de contenidos igualmente- aquello que no se mide no se puede mejorar. De ahí que sea extremadamente importante medir los resultados del alcance de nuestro contenido, qué contenidos generar más visitas, qué contenidos convierten más… si medimos, seremos capaces de analizar qué está pasando y tomar decisiones con rigor para tratar de conseguir mejorar resultados. Y como decíamos en una entrada anterior, los resultados no son inmediatos. El marketing de contenidos es lo más parecido a una carrera de fondo, asi que tenemos que estar preparados para ello.

 

Creación de contenidos en la empresa

La creación de contenidos en la empresa

Crear contenidos para un blog corporativo no debería ser labor de una única persona. Sí que debería de haber un responsable del blog que sea el que canalice los contenidos, planifique su publicación y aporte el punto de revisión final antes de darle al botón de “Publicar”.

También es cierto que no todo el mundo está preparado para escribir en el blog de la empresa. Habrá gente que tenga facilidad de palabras, otros que se desenvuelvan como pez en el agua ante un folio en blanco y aquello a los que el estado de bloqueo se les active cuando tenga que plasmar en un texto mediamente legible y atractivo su punto de vista o su información sobre cierta temática. Llegados a este punto tenemos que ser capaces de implicar a todo el mundo y que cada uno aporte su contenido en función de sus posibilidades.

El contenido no siempre tiene que ser un texto estructurado en párrafos, podemos exprimir el conocimiento del equipo con otros tipos de post que son igual de interesantes y que tienen una estructura bien diferenciada. Veamos cómo podemos hacerlo:

  1. Tips o listados: Listado de ideas sobre una temática concreta. Ideas concretas, nada desarrollado. Basta con soltar las ideas de forma ordenada y coherente.
  2. Infografías: Contenido muy visual, donde el atractivo radica en la presentación de una información concreta.
  3. Entrevistas: ¿Tenemos expertos en ciertos campos en nuestra empresa? Una forma de obtener el contenido que ellos nos puedes aportar –y que no son capaces de poner en forma de post- es “guiarlos” mediante una entrevista. Un sencillo cuestionario que ataque aquellas ideas que queremos destacar.
  4. Desarrollo de post en base a las entrevistas anteriores. En este caso, no publicamos en formato  entrevista sino que aprovechamos el contenido que nos ofrecen en sus respuestas para redactar un post al uso como si lo hubieran redactado ellos.

Que el equipo que aporte contenidos sea plural y variado refuerza el concepto de equipo del que algunas veces hemos hablado por aquí, viendo recompensado el esfuerzo que realizan todos en beneficio de la empresa  que repercutirá positivamente en ellos (y en beneficio propio… ya que son reconocidos como “expertos” en la materia).

Además, nos permite ofrecer varios puntos de vista y tener variedad de contenidos, ofreciendo una visión plural de la empresa. Puede servir para generar debate entre los miembros de la empresa cuando traten un tema concreto, y eso siempre es positivo.

Por otro lado, si conseguimos implicar al equipo, la mejora formativa, la generación de conocimiento global será mayor: Cada miembro tratará de ofrecer la mejor información sobre el artículo en cuestión, lo que requiere de labor de investigación, análisis y desarrollo de contenidos.

Finalmente, los integrantes del equipo y creadores de contenido son los primeros evangelizadores de la marca. Proceso que surge de forma natural cuando ellos se sienten participes de ella y de su contenido.

Ciertamente, que todos los miembros de una compañía aporte su punto de vista al blog corporativo es difícil, pero debería de ser una labor en la que centrar esfuerzos en pro de un beneficio global.

Fotografia tus post

Fotografia tus post

El proceso de creación de un post para el blog no se limita únicamente a pensar sobre qué escribir, dotarle de un sentido, un contenido estructurado y que aporte algo al lector. Hay ciertos elementos que acompañan al mismo que son tremendamente importantes y que no debemos descuidar. En este caso quería hablaros de las imágenes que se incluyen en un post.

Dotar de buenas imágenes un post es un punto de partida para conseguir atrapar al lector. El impacto visual en primera instancia es muy importante, ya que si se siente atraído por lo que ve le dará una oportunidad al texto. El siguiente paso es que nuestro texto sea de igual o más valor que la imagen para que el “consumo” del post sea rápido, efectivo y genere la sensación de que el tiempo invertido en la lectura del mismo ha merecido la pena.

Somos animales visuales y con una gestión del tiempo deficiente. Nos falta tiempo para todo y no nos gusta leer. Vale, es una generalidad y posiblemente no responda al perfil de muchos lectores de blog, pero hoy en día hay tanto contenido accesible que tenemos que hacerlo todo mucho más sencillo. Que la imagen nos enganche, que nos incite a la lectura y que el texto esté “dibujado”:  Párrafos sencillos, cortos, con listas, destacando conceptos… que visualmente acompañen.

El contenido de las imágenes que utilicemos para “llamar la atención” deberían que evitar lo tremendamente evidente (siempre que haya posibilidad de tener fotos adecuadas), darle un toque diferente (buscando paralelismos)… incluso destacar algún titular dentro de la imagen. No tengo datos propios al respecto pero si información de terceros que indican que las imágenes con textos (a modo de idea del post), generan más visitas. Será cuestión de probarlo.

mensaje-foto

Ahora bien… ¿de donde sacamos las fotografías que ilustren nuestros post? Para ilustrar un post podemos recurrir a bancos de imágenes tales como:

Son buenos sitios donde encontrar material de primer nivel que nos puede servir adecuadamente para ilustrar nuestros post.

Por mi parte, quiero incorporar fotos hechas por mi para que ilustren mis post –y para ello tengo la intención de hacerle un catálogo de mi propio stock de fotos para ilustrar mis post-. Llevará tiempo pero la idea es que en unos meses todas las fotos que se utilicen en los post sean propias. Y es otra cosa que recomiendo: Usar las propias fotos… porque nos conferirá una plus de exclusividad al usar fotos que no se pueden encontrar en ningún lugar.

Flickr también puede ser un buen lugar donde encontrar fotografías interesantes, quizás más difícil de localizar lo que estamos buscando ya que muchas veces el etiquetado no es del todo adecuado. Eso si, siempre haciendo uso de material cuyos autores que cedan el uso de las mismas bajo la premisa de mencionar la fuente (Licencia Creative Commons)

Por último, existen portales de descarga de imágenes de forma gratuita… pero este listado será tema de otro post.

 

Como publicar contenido de forma periódica

Como publicar contenido de forma periódica

Mañana hace 2 semanas que puse en marcha este blog… y de momento no ha faltado el post diario a su cita. Está pensado que la estrategia de publicación siga una frecuencia bastante alta, no sé si todos los días como hasta ahora, pero si con bastantes actualizaciones. En ese sentido no quiero marcar una obligación de escribir por cumplir con el post diario porque estaría traicionando al espíritu de esta blog.

Como alguien me ha preguntado como he conseguido arrancar tan fuerte y escribir de forma tan asidua, os cuento un poco como me organizo para poder publicar contenido de forma periódica en el blog:

  1. Disciplina. Escribir en el blog no es una obligación, pero requiere de ciertas dosis de disciplina. En mi caso, disciplina horaria. Dedico algunas horas del día a leer de mis sectores de interés, libros, revistas… Principalmente por las noches, que suele ser el momento de mayor tranquilidad. Además, el calor que hace actualmente tampoco colabora a que apetezca hacer otra cosa que no sea estar absolutamente relajado, leyendo algo.
  2. Optimizar el tiempo. Cualquier momento es bueno para escribir si esta es la mejor opción para emplearlo. Hay que aprovechar los tiempos muertos o tiempos donde podemos sacarle más rendimiento. Alguno post de los que habéis estado leyendo han sido escritos en la playa bajo la sombrilla.
  3. Post sencillos. Me gustan escribir post sencillos. Soltar una idea e iniciar el recorrido de un tema. Es posible que el post tenga mucho más recorrido ampliando ideas u ofreciendo distintos puntos de vistas. Si es así ¿por qué no dejarlo para otro post? Además, por normal general, no nos gusta leer… escaneamos la información. Por eso, si la comprimimos creo que conseguimos un efecto positivo. Dicho esto, no descarto el desarrollo de post más extensos.
  4. No obsesionarse con la longitud del post. Muchas veces nos obsesionamos con la determinada longitud que tiene que tener un post, que si 400 palabras, que si 1000 es la extensión correcta (muchas veces pensando en términos de SEO)… En mi caso, no hago caso: El post da para lo que da y no lo complico para que tenga más texto. Me da igual si tiene 350 palabras u 857. Escribo lo que deseo y con la extensión que salga.
  5. Aprovechar la inspiración. Muchas veces uno se sienta a escribir EL POST del día… pero cuando viene la inspiración hay que aprovecharla. Comienzas un tema y te da para escribir de más ideas relacionadas con el mismo. Aprovecha ese momento “caliente” y escribir lo que tu mente te proporcione. Escribir varios post del tirón también me suele pasar. Luego solo queda revisar y planificar su publicación
  6. Tener un banco de imágenes a mano. Se suele perder tiempo con la búsqueda de la imagen adecuada. En mi caso, además de tener un banco de imágenes de stock, quiero tratar de virar el tema hasta el punto de que todas las imágenes que utilice sean realizadas por mí. Tiempo al tiempo pero todo llegará. Esto me hará optimizar todavía más si cabe el tiempo
  7. Evernote (y similares) son tus “amigos”. En mi caso utilizo Evernote y Noteshelf (ipad) para tomar notas y estructurar ideas. Además, al clásico como una libreta y boli también tiene que estar siempre a mano J
  8. Temas sobre los que escribir.  Intencionadamente he dejado este punto (que yo considero el más importante) para el final. Bien, quiero escribir un blog pero… ¿de qué escribo? Primero de todo, escribir un blog –tal y como comentaba en la intro de este post- no tiene que ser una obligación, tiene que ser algo motivado. Una vez superado ese punto, yo me organizo de la siguiente forma:
    1. Tener una lista de ideas sobre las que escribir. Y si puede ser, planificada temporalmente su publicación para ofrecer variedad. Aquí trato de varios temas (internet, empresa, fotografía…) y la idea es variarlos para no monopolizar el blog con una sola visión
    2. Busca ideas, completa lecturas, ofrece opiniones. De casi todo se ha escrito y de lo que no se ha escrito hay poca literatura para documentarse.  Escribir supone un método para poner en orden ideas, para ofrecer opiniones, para documentar ampliamente un tema en el que eres un experto. Además, el buscar ideas en tu día a día te hace ser más analítico y ver ideas donde antes no veías nada
    3. No te bloquees. Si el tema que tenías para escribir hoy no fluye correctamente, no pasa nada. Busca una alternativa (recuerda que tienes una lista de ideas) o, simplemente, desconecta y descansa… quizás hoy no sea el día de escribir.

Principalmente, bajo estos 8 puntos es como yo gestiono este blog…. Y vosotros ¿tenéis en cuenta alguna cosa más? ¿Algún consejo para compartir?

Escribir como método de aprendizaje

Escribir como método de aprendizaje

En nuestro día a día “consumimos” mucha información. Seguro que muchos de los que estáis leyendo este blog estaréis suscritos a unos cuantos más, las redes sociales (twitter, facebook, … ) no hacen más que vomitarnos enlaces con articulos -unos más interesantes que otros- que vamos leyendo, ojeando o pasando de largo … pero a los que siempre les prestamos atención.

Y esto es bueno. Porque sabemos como evoluciona el sector en el que estamos inmersos. Vemos las novedades y ampliamos conocimientos. Pero esto tiene una contrapartida, la cantidad de información que tenemos a nuestros alcance es excesiva. Muchísimos impactos que nos hacen consumidores pasivos de dicha información y que hacen que el tiempo que tenemos que dedicar a ello sea más del deseable.

Por ello recomiendo escribir un blog como método de aprendizaje.

Escribir nos aporta una dosis de análisis. Seguro que de cualquier tema se ha escrito antes cientos de artículos, pero nosotros no hemos dado nuestra visión del tema. Igual podemos aportar más información, otro punto de vista, etc… analicemos la información existente y mostremos nuestra visión del mismo

Escribir nos aporta feedback de nuestros lectores. Nuestros artículos, al igual que los que nosotros hemos consumido, llegarán a otros lectores, a los que si el contenido les aporta algo diferentes, nos lo harán saber vía comentarios, RT, FAV o compartiendo nuestra información en sus perfiles sociales.

Escribir nos sirve para adquirir nuevos conocimientos. Si vamos a escribir de un tema sobre el que tenemos cierta base, es recomendable investigar, probar, aprender más en dicho campo. En definitiva, formarnos más en este apartado. Bien puede ser mediante la lectura de otros post de especialistas en el sector, probando herramientas, analizando plugins, etc… La escritura de un blog, definitivamente, aporta conocimiento por la vía del estudio previo.

Escribir nos mantiene activos. Nos obliga a ser curiosos, a estar al día, a buscar información, a cuestionarnos cosas y realizarnos preguntar sobre conceptos que igual ya teníamos prefijados.

Escribir aporta placer personal. Esto es más subjetivo, pero a aquellos a los que nos gusta escribir, llevar al día un blog sobre una temática en la que estamos interesados, es un plus interesante. No hay nada como darle al botón de “Publicar” una vez escrito y releído (unas cuantas veces) el post.

Ecuación Post

Post = (Conocimiento + Análisis + Motivación Personal) * Feedback

En la ecuación anterior resumo lo que para mi es un post: Una mezcla de conocimiento previo y análisis del entorno movido por la motivación personal de escribir. Si a ello le unimos que tenemos feedback de nuestros lectores, el post será un éxito personal.

Asi que ya sabéis, vuestros comentarios son bienvenidos 😉