La importancia de un buen partner tecnológico

¡Bien! Tenemos una idea de negocio en la que confiamos, que creemos que aporta valor al mercado y a la que le sacaremos rentabilidad.

Es hora de realizar el Business Plan. Hemos analizado y detallado de forma pormenorizada un montón de conceptos a tener en cuenta. Llegamos al apartado del desarrollo de la web (nuestra puerta al exterior) y decidimos que aquí podemos ahorrar. Aquí es donde surgen los tan socorridos “primos informáticos” que a cambio de unas viandas (léase cervezas, cena o cualquier otro detalle nos va a montar una web espectacular).

¡Meck! ¡Error! Siempre hay que incluir en nuestro plan de negocio un apartado para el desarrollo web. Lo siento por el “primo informático” pero esto son cosas más serias. Al menos, si nosotros queremos tomarnos nuestra idea de negocia en ese sentido. En el sentido de realizar un proyecto de valor, diferente y rentable.

¿Por qué? Pues porque hay que partir de la base de que nuestro negocio on-line no se basa en nuestra web, se basa en el producto (o servicio) que vendamos a través de dicha web, de la necesidad que hayamos detectado que hay en el mercado de dicho producto/servicio, de nuestro precio, de los tiempos de entrega, de la imagen que proyectemos… No es una cuestión puramente tecnológica que un buen informático sea capaz de resolvernos… es algo más.

Es por ello la importancia, como indicaba en el título de la entrada, de tener un buen partner, un socio tecnológico al que hagamos partícipe del proyecto, que aporte su experiencia y que nos aconseje en la toma de decisiones. Y cuando me refiero a “socio” no hago mención a que forme parte de la sociedad, si no que ponga a nuestro alcance sus servicios y experiencia (previo presupuesto para evitarnos sorpresas).

El portafolio de proyectos realizados hablará bien de las capacidades que tenga, de su poder de ofrecernos la tecnología adecuada, el mejor alojamiento, el CMS óptimo a utilizar (libre o propietario)… es definitiva, que nos aporte su know-how … y esto, lógicamente, tiene un coste. Una inversión que no deberíamos sustituir por la del informático que posiblemente nos desarrolle un web tecnológicamente muy avanzada pero que posiblemente flaquee en la visión global de negocio.

Además, y como otro valor diferenciador por el que optar por un socio tecnológico (entendiendo como tal una empresa independiente que aporte los servicios globales que estamos necesitando) está el tema de la disposición temporal y de recursos.

No sería muy recomendable depende de una única persona y sí de una empresa que nos facilite recursos cuando los necesitemos. Llegado a este punto matizar que ese informático al que hago referencia a lo largo de todo el texto no es un freelance independiente asentado en el mercado y con años de experiencia. Un freelance –normalmente con un equipo de colaboradores detrás-, también puede ser una buena opción.

Lo importante es que nuestro socio nos aporte valor al global del proyecto. No solo en el tema informático (en el caso en cuestión, nuestro desarrollo web).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =