11 Errores frecuentes en el desarrollo de una tienda online

El desarrollo de una tienda online debe de cumplir una serie de requisitos mínimos que aporten valor, generen confianza al usuario y consigan que la misma pueda tener rendimiento.

Pero hay una serie de elementos que, por desgracia, se repiten de forma recurrente en muchos desarrollos de tiendas online, condenando al fracaso estos proyectos… muy a pesar de que pudiera haber un buen producto y/o servicio detrás con posibilidades de tener éxito.

Estos son los 15 errores más graves que podemos encontrar en el desarrollo de un proyecto de ecommerce:

  • NO APORTAR VALOR

perfilEs básico y fundamental: Aportar valor. Tener un producto que aporte algo al mercado, que tenga una ventaja competitiva que nos permita diferenciarnos del resto de la competencia. Estas ventajas pueden ser muy diversas: Mejor precio, mejor calidad de producto, diseño novedoso, mejor servicio, costes de reposición más atractivos… En definitiva, tener “algo” que nos haga diferentes. Si partimos de la base de ofrecer un producto igual que muchos y sin nada que aporte más valor, el incitar al cliente a que nos compre va a resultar una tarea harto difícil.

  • CONVERSIÓN: PALABRA OLVIDADA

conversionOtro de los focos olvidados: Hay que pensar en las conversiones. Diseñar nuestro ecommerce pensando en maximizar las conversiones ya que son el objetivo de nuestro negocio. Queremos vender, no que nos digan que nuestra tienda online en la más bonita de todas… Queremos vender, no tener miles de visitas que no nos compren.

Para ello es necesario realizar pruebas, test A/B, analizar el comportamiento de los usuarios…  en definitiva, saber cómo se comportan, que es lo que están buscando y ofrecérselo de la forma más eficiente posible.

  • FALLO EN EL ENFOQUE ESTRATÉGICO

enfoqueHemos dicho que tenemos que tener un producto que tenga “algo” que lo diferencie y que al usuario hay que mostrárselo de la forma que optimicemos las conversiones… Si estos puntos están correcto, este tercero también debería de estarlo: Tenemos que estructurar nuestro ecommerce previamente: Saber qué imagen queremos transmitir (acorde a nuestro producto y/o servicio), estructurar los productos de forma clara e inequívoca, saber qué información mostrar de cada uno de ellos y como facilitarle al usuario la misma… Y todo esto, que tiene todo el sentido común del mundo, muchas veces se pasa por alto… haciendo que las tiendas online no respondan a un criterio claramente definido, la información que se aporte de los producto sea irrelevante y escasa y el usuario se encuentre perdido en la navegación por nuestra tienda.

  • FALTA DE TRANSPARENCIA, ESCASEZ DE CONFIANZA

transparenciaLa transparencia en una tienda online debe ser TOTAL: El usuario debe conocer en todo momento quien hay detrás de la misma, que personas o razón social responde bajo el nombre comercial de nuestra tienda. Como poder contactar con nosotros, facilitando los canales de comunicación con la empresa (mail, formularios de contacto, perfiles sociales…). A veces, conocer quien hay detrás de una tienda online se antoja una misión imposible.

Si tenemos instalaciones físicas, mostremos una foto de las mismas… que quede claro quien hay detrás de nuestro ecommerce

  • OMITIR INFORMACIÓN

omitir-infoOtro error muy típico: La omisión de la información… sobre todo en aquellos procesos más puntiagudos como pueden ser los gastos de envío (cuando el mismo no es gratuito), los procesos de devolución de producto…

No avisar al usuario de los gastos de envío y que luego, en el proceso de finalización del pedido, aparezcan unos gastos no previstos es sinónimo de abandonos de carritos y, en definitiva, de caída de las conversiones.

  • NO CUIDAR LOS TEXTOS

info-productoEn este apartado trabajamos en 2 sentidos: Desde el punto de vista de la ficha de producto, haciendo que los textos que definen nuestros productos sean escaso, que no aporten valor y que no definan las ventajas de nuestro producto.

Desde el punto de vista del posicionamiento en buscadores, copiando textos estándar que previamente podemos encontrar en otra decena de web.

La solución es sencilla (a la vez que extensa): Generar texto adecuados en definición y longitud de los mismos para cada producto de forma ÚNICA. El texto es parte del desarrollo y, como tal, también tenemos que cuidarlo… no solo prestar atención a factores de diseño.

  • OPTIMIZAR EL PROCESO DE COMPRA

proceso-compraEliminar posibles “dispersiones” durante el proceso de compra (como pueden ser las redes sociales), usar llamadas a la acción efectivas y llamativas, generar los pasos de compra de nuestro carrito justos (evitar los pasos redundantes)… estas deberían de ser al menos los pilares sobre los que deberíamos de optimizar nuestro proceso de compra.

  • EL DISEÑO NO ES LO (MÁS) IMPORTANTE

disenoUn buen diseño ayuda a vender. Un diseño atractivo y elegante genera confianza… pero un diseño donde no se han tenido en cuenta muchos de los factores descritos anteriormente no sirve para nada.

El diseño es importante, si… pero no es lo más importante. Hay que cuidarlo pero que las decisiones estratégicas no pasen por cuestiones de diseño. Hay que buscar que el usuario quiera comprar nuestro producto, no recrearse viendo lo bonita que es nuestra web.

  • VELOCIDAD, VELOCIDAD Y VELOCIDAD

velocidadUna tienda que no sea rápida, que no tenga una navegación fluida y que no esté correctamente estructurada optimizando la cantidad de clics necesarios para llegar a la información es una tienda condenada al fracaso.

Tenemos que tratar de optimizar al máximo la velocidad de navegación de nuestra web: Si podemos mostrar la información en un segundo, mejor que hacerlo en 1.5 seg.

Además, nuestra estructura de categorías de producto –que debe responder a criterios estratégicos- debe de buscar también la velocidad para llegar al producto final: Un árbol como muchas subopciones complica la navegación

  • PENSAR QUE CON LA WEB SE HA TERMINADO TODO

marketing-onlineGran error: Si pensamos que con el desarrollo de la web hemos terminado todo el proceso de puesta en marcha del ecommerce estamos muy equivocados… porque este es solo el punto de partida. La tienda hay que trabajarla en el sentido de aplicar todas las acciones de marketing online de las que podamos obtener beneficios… y que, si hubiéramos hecho previamente un análisis global del proyecto, deberíamos de haber tenido en cuenta: Campañas de Adwords, SEO y analítica web, realización de campañas de email marketing… En definitiva, infinidad de opciones que podemos llevar a cabo y que daría no solo para otro post, sino para un libro.

  • EL ENVIO: EL ENLACE CON EL CLIENTE

envioNo cuidar este punto, buscando optimización de precio en lugar de calidad puede ser un error imperdonable. Hasta el punto 10 dependía directamente de nosotros, el punto 11 depende de uno de nuestro socios más importante, el responsable de la logística y, por tanto, de hacer llegar al cliente nuestro producto.

Debemos buscar el partner adecuado, aquel que nos garantice un servicio adecuado… y es que en este punto, un error se puede antojar crucial de cara al cliente.

 

Podríamos resumir en aplicar sentido común, mejorar la experiencia de usuario ofreciendo aquello que está buscando (sin artefactos que dispersen) y ofrecer un producto con un valor adicional… Esta podría ser la base sobre la que construir nuestro ecommerce y, por supuesto, siempre sin perder de vista el objetivo final: VENDER.

 

 

Comercio electrónico: El paso online a offline. La importancia de la logística.

Vivimos unos días de auge en el comercio electrónico. En nuestro país todavía queda mucho recorrido por hacer y las tasas de crecimiento anuales presentas valores positivos años si, año también. Algún estudio reciente sitúa en un 40% la tasa del comercio electrónico para dentro de 10 años.

Esto lleva consigo que el usuario cada vez tenga más asumido el proceso de compra de sus  productos vía canales online, lo que exige también mayor fiabilidad, rapidez, imagen y servicio en el campo del packaging y la logística, que es el verdadero motivo de este post.

Teclear el pin de tu tarjeta como paso final del proceso de compra online marca el punto de partida de la sensación de necesidad de tener aquello que hemos comprado. Hasta cierto punto es lógico: Acabamos de efectuar un pago inmediato de un producto y no lo tenemos en nuestras manos como sí suele ocurrir en el mundo offline.

Aquí comienza nuestra tarea de gestión de expectativas para conseguir que el periodo que transcurra desde la realización del pedido hasta la entrega del mismo sea asociado a algo lógico y asumible.

¿Cómo podemos conseguir esto? Con INFORMACIÓN. Mucha información. No necesariamente “agobiando” al usuario a base de información pero sí poniendo a su alcance la misma. Se antoja crucial que el usuario pueda estar en todo momento informado.

Como primer paso, agradeciendo de forma inmediata su compra, facilitando el acceso a su pedido para comprobar que es correcto el mismo e indicándole plazos de entrega. En segundo lugar, facilitándole la información del mismo: ¿Ha salido ya su pedido? ¿Dónde se encuentra? ¿Cuándo está prevista la entrega? ¿Es factible cambiar la dirección de entrega?

Durante el proceso que transcurre desde el clic sobre el último botón de “Aceptar” y la firma del albarán de entrega entra en juego nuestro socio logístico. Y hablo de socio logístico porque tiene que actuar como tal. Es la parte responsable de que el producto llegue en perfectas condiciones al consumidor final.

Valores como el servicio, la atención al cliente, el tracking de pedidos, el precio del envío se antojan cruciales a la hora de elegir un operador logístico. Siempre deberíamos de tener un operar de cabecera, aquel que sabemos que mejor servicio ofrece en nuestros ámbitos de actuación, pero igualmente importante es tener previsto un plan alternativo siempre preparado. La logística es importante dentro de toda nuestra operativa y no tenemos que dejar al azar las posibles situaciones que se puede dar. Que nuestro operar logístico falle no debería de significar que la rotación de envíos de nuestro ecommerce se vea afectada más allá de lo mínimo.

Y como tercer paso dentro del paso del mundo online al offline (hemos hablado de la información al cliente final y de la logística), estaría el packaging. Lo que mostramos en nuestra web es lo que tiene que llegar al cliente… y en el caso de que hayan diferencias, que estas sean a mejor. Nunca debe quedarle al usuario la sensación de sentirse engañado porque lo que hemos mostrado vía web no se parece a lo que ha recibido en sus manos. Además, un packaging cuidado, donde el producto se presente tal cual lo ha visto el usuario y donde su envío transcurra sin problemas, refuerza la confianza del usuario sobre nuestro comercio online

En resumen, información, servicio de envío y una presentación adecuada al cliente final debería de ser tres factores sobre los que asentar nuestra estrategia de entrega de pedidos… Que el tiempo de entrega que transcurra desde que se realiza el pedido hasta que se entrega sea deje en el usuario una sensación de que han transcurrido escasos segundos.

Los pasos en el carrito de la compra

Aquellos que seáis lectores de este blog me habéis visto utilizar varias veces la frase de “MENOS ES MÁS”. Es un lema que suelo aplicar a muchos de los conceptos sobre desarrollo web, usabilidad, diseño… la cosas deben de ser claras y sencillas. Información directa y nada rebuscada. Todo lo importante tiene que estar accesible.

En este caso quería centrarme en el proceso de confirmación del carrito de la compra que encontramos en nuestro ecommerce. Cada proyecto hay que entenderlo como algo específico pero en líneas generales soy partidario de reducir al máximo los pasos que un usuario tiene que ir confirmando hasta llegar a efectuar el pago y confirmación final de nuestro pedido.

Proceso de checkout en un paso

 

A nivel de diseño y estructura del ecommerce, sería recomendable que durante el proceso de finalización de la compra, el entorno que ve el usuario sea totalmente limpio, orientado a la conversión, sin distracciones: Botones de redes sociales, otras llamadas a la acción que pudiéramos tener en nuestra web, etc… sería recomendable que no estuvieran visibles (y/o accesibles): Que el usuario se centre en la confirmación del pedido.

En primer lugar, es completamente lógico que si dedicamos 4 pasos en lugar de 1 tenemos más opciones de que en alguno de ellos el usuario desista de la compra y abandone la cesta. Si sólo hay que completar uno, facilitamos el “CHECK OUT & GO” y evitamos puntos de fuga.

Un paso implica sencillez, líneas directas… hay que facilitarle la vida al usuario. Además, si analizamos muchas tiendas online, muchos de los pasos intermedios que damos hasta la confirmación final son evitables porque sólo se ofrece una opción de transporte o una opción de pago… ¿Qué tipo de selección es aquella en la que hay una sola opción? ¿Por qué no suprimimos esos pasos intermedios en los que únicamente tenemos que hacer clic en el botón de “Siguiente” porque no tenemos que seleccionar nada?

checkout

Ejemplo de proceso de checkout realizado en un solo paso. En una sola pantalla el usuario aporta toda la información necesaria. Sólo una llamada a la acción claramente identificada (“PLACE ORDER”)

En el caso de que sea necesario la implementación de un proceso de confirmación de pedido en varios pasos, es totalmente necesario tener información proveniente de la analítica web de cómo se comportan dichos pasos, en que puntos hay más abandonos. Tenemos que saber qué está pasando en nuestra web.

Por ejemplo, si no hacemos mención a los costes de envío de nuestro pedido y en el paso dedicado al transporte mostramos el precio y este sale a un precio desorbitado (o que sencillamente el usuario no ha tenido en cuenta), es factible que en ese punto sea un punto de abandono de carritos. ¿No sería más recomendable informar de los gastos de envío de primera mano? Así el usuario tendría asimilado el coste del envío durante todo el proceso de la compra y no se llevaría “sorpresas desagradables” que harán que abandone su idea inicial de compra.

Otro tema relacionado con la sencillez en el proceso de compra es optimizar el proceso de alta/registro/login del usuario. Si es la primera vez que compra, que los datos que nos facilite cuando esté completando su pedido sirvan para darse de alta (sin tener que colocar la información dos veces) es lo más óptimo. Como siempre, los datos a solicitar que sean los justos y necesarios. Ni más ni menos.

Además, otros factores a tener en cuenta durante el proceso del carrito de la compra son, por un lado, las recomendaciones de productos a añadir al carrito en base a lo que en este se encuentran (crosselling) y por otro la gestión de carritos abandonados, que no deberían de caer en saco roto y ser el punto de partida para acciones de recuperación de los mismos (por ejemplo, recordar el carrito que se ha dejado a medias y puede recuperar de forma sencilla, el ofertarle algún tipo de descuento o promoción por completar el mismo, etc…). En definitiva, si ha picado, conseguir la pieza… siempre bajo los parámetros de la cercanía y sin ser intrusivos. Ser pesados puede conseguir el efecto opuesto: Que no nos compre ahora… ni nunca.

Como generar descripciones de producto óptimas para nuestro ecommerce

Como hemos comentado en algún artículo anterior, realizar una tienda online no basta con montar el CMS de turno y añadirle la mínima información. Bien es cierto que este puede ser el ciclo de vida de algunos proyectos (entiendo que pequeños y sin una base de estudio previo) que irremediablemente están condenados a pasar sin pena ni gloria con el ecosistema del ecommerce. Suelen ser proyectos de escasa envergadura que se afrontan con un conocimiento inversamente proporcional a la ilusión de inicio se pone en ellos.

Todo proyecto ecommerce necesita de un estudio previo, una generación de contenidos propia y adecuada y un cuidado por los detalles que debería de ser máximo si maximizar beneficios es lo que estamos buscando.

En este post vamos a centrarnos en los textos que completan nuestras fichas de producto. Hemos visto como puede ser una ficha de producto ideal pero vamos a hacer hincapié en los textos que acompañan a nuestros productos (de la imagen de los mismos también comentamos el mimo que había que tener con ellas).

NO COPIES, SE ORIGINAL

Muchas veces costará ser original si estamos ante un producto que tenemos nosotros y no lo hacemos en exclusiva. Podemos caer en la tentación de copiar y pegar la información que distribuye nuestro proveedor y quedarnos tan contentos. En este caso estamos duplicando contenido y no le estamos aportando nada diferencial, nada de valor que haga que nuestro producto se “venda” mejor que otro que tiene otro vendedor.

PIENSA EN SEO, PERO NO DE FORMA ÚNICA

Como paso previo a la implantación de nuestro ecommerce deberíamos haber realizado un estudio SEO para analizar el sector, definir keywords, estructura de categorías, etc… Toda esta información tenemos que tenerla en cuenta a la hora de redactar los textos, títulos, descripciones de nuestra ficha de producto pero ojo… no escribamos solo para el buscador, que quien va a leer nuestros textos también son personas. Pensemos en ellos y en darle un “poco” de coherencia a todo lo que estamos mostrando.

¿OPINIONES? SI, GRACIAS

Realmente es algo que no podemos controlar, ya que no vamos a redactar las opiniones que nos vuelquen todos los usuarios que visitan nuestra web pero sí que es muy interesante permitir las reseñas, opiniones, comentarios en nuestras fichas de producto… e incluso incentivar que la gente comente. Esto, además de generar contenido en nuestra página de producto, aporta un plus de confianza al usuario: Las opiniones de terceros influyen en nuestro proceso de compra, pudiendo llegar a ser de vital importancia en la toma de decisiones para la compra de un producto.

MUESTRA BENEFICIOS

Seguro que nuestros productos tienen una serie de beneficios que los hacen únicos y diferentes. Defínelos. Dale al usuario la información “mascada” de las mejoras que va a obtener si consume nuestro producto… tenemos que crearle la “necesidad” de tener este producto en sus manos. Además, la información en base a listas es muy digerible por parte de los lectores, así que siempre que sea posible, organicemos la información en este formato.

ANTE TODO, COHERENCIA

Coherencia con la imagen que estás ofreciendo, coherencia con el tipo de producto que estás vendiendo. Todo debe ir en consonancia y los textos tienen que estar perfectamente integrados con la puesta en acción que estamos haciendo.

En resumen, hay que quedarse con las siguientes ideas

  • Hacer un análisis SEO nos va a permitir conocer las palabras clave sobre las que actuar y, en base a ello, sabremos cómo distribuir la información
  • Hay que definir el producto de forma ORIGINAL, remarcando beneficios que nos aporta
  • Los comentarios sobre los mismos son bienvenidos. No solo aportan SEO si no que aportan un plus de credibilidad.

Comercio electrónico: Visión 360º

Cuando abordamos un proceso de implementación web básicamente orientado al comercio online, se hace imprescindible tener una visión 360º de la empresa. ¿Por qué? Porque conociendo todo nuestro entorno, todos los procesos que intervienen en el mecanismo de venta online (que no solo es el ecommerce) podemos maximizar beneficios.

Porque tranquilamente puede ocurrir que nuestra tienda online sea un cañón vendiendo productos pero para la preparación tengamos que contratar ingentes cantidades de personas para abastecer los pedidos porque nuestro sistema requiere de un sistema manual de supervisión de los mismos. Y estos son cosas que ocurren en nuestro día a día, no son excepción… más bien me inclinaría a pensar que muchas de tiendas que se comienzan sin un estudio previo responden a este patrón.

Tener conectado todos los procesos, automatizadas las preparación del envío, tener un gestión eficiente de devoluciones de producto es fundamental para que nuestro negocio online sea “sólo” cuestión de tener un buen producto y un ecommerce optimizado y altamente preparado para un óptimo posicionamiento.

Nótese que entrecomillo el “sólo” porque de poco no tiene nada. Es una labor titánica pero que, bien ejecutada, es el pilar básico para que nuestra web empiece a ser rentable. Interconectar todos los procesos, recopilar toda la información, medir, analizar y proponer de forma automática acciones según información segmentada acciones a llevar a cabo debe ser la vía del éxito.

Pero claro, todo tiene un precio. Tener un sistema óptimo como el que describo arriba en líneas generales no es barato. Requiere de inversión económica y temporal (que al fin y al cabo, también es económica). En este punto en el que tenemos que valorar el ROI que nos ofrece el proyecto para ver la viabilidad del mismo.

Ahora mismo nos encontramos ante 3 tipos de proyectos distintos:

  • Grandes proyectos, donde se hace imprescindible una visión 360º como la comentada anteriormente. Proyecto donde el stock que tenemos en venta están integrado con los sistemas ERP que gestionan el día a día de la empresa. Proyectos que facturan cientos de miles de euros y en los cuales se van ejecutando acciones de forma inteligente y continúa.
  • Proyectos medianos, donde entra el juego el intercambio de información entre web y ERP. Se realizan traspasos de info pero no en tiempo real. Posible incoherencias del sistema e implican que ciertas partes se tengan que hacer de forma manual.
  • Pequeños proyectos, tiendas online independientes del sistema de ERP, con stock propio para ellas. Esto, lógicamente, tiene inconvenientes claros como la duplicidad de tareas (lo que llega a la web se queda en la web, el doble trabajo de carga de productos, la desconexión con el stock total –solo se gestiona el que se asigna a la web-, …). La única ventaja que ofrece es el coste, que suele ser mínimo en comparación con las opciones anteriores.

En función del proyecto al que nos enfrentemos, el producto, la inversión que quiera realizar el cliente y el estudio de mercado que hagamos de forma previa, debemos de saber qué decisión tomar… tratando de descartar siempre que sea posible la última opción.

En el comercio online hay que conocer al cliente final, tener la información para poder segmentar nuestras estrategias. La tendencia debería de ser tratar al cliente de forma individual, personalizada… esto le hará sentirse importante. Y sobre todo, hay que saber qué es lo que necesita para dárselo.

Diseñando la ficha de producto perfecta

En el momento de diseñar una ficha de producto para nuestro ecommerce hay que aplicar una máxima: Menos es más.

Hay que olvidarse de estructuras sobrecargadas y coloristas, dejando bien claro nuestro producto, las ventajas del mismo, como conseguirlo y las opiniones de los usuarios:

  • Titular de nuestro producto atractivo. Que quede claro que es lo que estamos ofreciendo
  • Imágenes atractivas de nuestro producto. Si es necesario invertir en un profesional o en un estudio fotográfico para que las fotos de nuestros productos queden sumamente atractivas, será una buena inversión. Siempre es más fácil vender aquello que entra directamente por los ojos
  • Claridad y concisión en describir nuestros productos. Para aquel que requiera más información le dejaremos la opción habilitada al efecto, pero de un primer vistazo tienen que verse las bondades de nuestro producto.
  • Un mensaje de llamada a la acción importante: “Compra ahora”, “Resérvalo ya”, … acompañados de botones de llamadas a la acción que indiquen los siguientes pasos a realizar (“Compra”, “Reserva gratis”,…) altamente visibles y accesibles.
  • Sencillez. Hay que tratar de obviar todos aquellos elementos que puedan suponer una distracción en la navegación de la ficha de producto (redes sociales), sin embargo si que es recomendable incluir elementos que aporten confianza al usuario (pago seguro, sellos de confianza online, …)
  • Opiniones de usuarios. Es muy interesante mostrar las opiniones de los mismos ya que aportan ese plus de personalización y confianza a nuestra tienda. Evidentemente podemos encontrarnos con opiniones negativas que hay que saber gestionar: Si nuestro producto no está a la altura es una potente herramienta de feedback, si son malintencionadas, la comunidad –por norma general- sabrá discernir cuales son intencionadas o no. Lo mismo que si solo admitimos aquellas opiniones superpositivas… la audiencia no es tonta.

 

En resumen, los detalles anteriores se podrían resumir en el siguiente diseño:

 

mockup-ficha-producto

 

Estos elementos son básicamente desde el punto de vista estético, aunque muchos de ellos tienen consonancia con indicaciones SEO que mejorarán el posicionamiento de nuestra landing de producto

  • Uso de tag H1 único por página, en este caso para la keyword de la misma donde se incluirá la ficha de producto
  • Usar densidad de keyword dentro de la descripción de nuestro producto, a través de la pequeña descripción y, sobre todo, a lo largo de esa información más ampliada que dejamos para aquellos que estén más interesado en información de nuestro producto. Muy importante destacar que esta información debería de ser única (y propia) y no contenido duplicado para evitar penalizaciones del algoritmo de Google.
  • Las imágenes utilizadas debería de estar correctamente etiquetadas (ALT) y correctamente optimizadas. Una imagen no optimizada ralentiza la carga de la web, perjudicando la experiencia de usuario y afectando de forma negativa al posicionamiento de nuestra web atendiendo a factores de WPO

Sencillez. Simplicidad. Cero distracciones… Así debería de ser el diseño de una landing optimizada de producto

Cómo generar confianza en nuestra tienda online

Destacábamos 5 puntos a tener en cuenta desde el punto de vista SEO. Como comentábamos en este post, es fundamental generar confianza a los visitantes de la web, ser transparentes y no ocultar información.

Hoy hablaremos de ciertos detalles que tenemos que tener en cuenta y vigilar, ya que son de vital importancia para generar una confianza a los usuarios de nuestra web.

  • Tener siempre accesible la información de contacto. La gente quiere saber quién hay detrás de una tienda online. Ocultar dicha información o solo hacerla accesible después de arduas tareas de investigación no habla muy bien de la transparencia de nuestra tienda online
  • Comentarios. Es interesante tener activo un sistema de comentarios. Muchas de las personas que navegan buscan conocer la experiencia de terceros para dotar de credibilidad a las bondades que nosotros ofrecemos en nuestros productos. Prohibir los comentarios puede ser un punto negativo. Es evidente que se puede colar comentarios malintencionados, pero la audiencia, por lo general, sabe discernir entre esos comentarios mal intencionados. Además, si fueran ciertos, suponen un importante feedback para mejorar nuestros productos.
  • Si tenemos algún tipo de certificado que aporte confianza, debería de estar siempre visible
  • Claridad desde el minuto cero con los gastos que se pueden originar en el proceso de compra. El error común de ocultar gastos adicionales de gestión, no ser claros con los gastos de envío, etc… puede suponer en un gran porcentaje el abandono de los carritos de la compra por considerarse los clientes “engañados” ante unos precios que están manejando y que luego no son los reales.
  • El proceso de compra tiene que ser claro y conciso. El usuario quiere saber los pasos que tiene que dar para completar su proceso de compra. Si lo podemos hacer en una sola pantalla mejor, si tiene que ser en varias, que quede totalmente claro cuantas son y en qué momento estamos en cada momento.
  • Imágenes atractivas. De estos hablaremos en un próximo post, pero las imágenes de nuestros productos tienen que ser sumamente atractivas, realizadas por profesionales si fuera necesario. Lo que entra por los ojos es más fácil de vender

Todo esto, aderezado de un sitio dotado con un diseño actual, realizado con buen gusto y donde la importancia del mismo se centre en mostrar el producto en todo su esplendor y no en los artificios que rodean al mismo harán que nuestra web gane muchos puntos de cara a los ojos del usuario.

Errores habituales de posicionamiento en una tienda online

Montar una tienda online y hacerla productiva es un trabajo metódico. No basta con tener un buen producto a un precio competitivo, tenemos que conseguir que dicho producto esté al alcance de nuestros clientes potenciales a golpe de clic o de una simple búsqueda. Además, una vez que conseguimos que nuestro potencial cliente llegue a nuestra web, tenemos que conseguir atraparle y dotarle de una gran confianza.

En los dos próximos post trataremos de focalizar la atención de nuestra tienda online en dos aspectos fundamentales (posicionamiento y confianza) retratando algunos de los errores más comunes que se suelen cometer.

Existen una serie de connotaciones que tenemos que tener en cuenta a la hora de conseguir de nuestra tienda online está correctamente posicionada, de forma que bajo los criterios de búsqueda que hayamos analizado, tengamos una presencia importante.

He recopilado una serie de 5 puntos donde debemos de prestar especial atención a la hora de tener en cuenta en el desarrollo, implementación y gestión de nuestra tienda online. Estos son:

  • Evitar contenidos duplicados. Fundamental no duplicar contenidos en dos sentidos.
    • Por un lado, en los textos que definen nuestro producto hay que crear contenido original. Si usamos dropshipping o vendemos productos al alcance de otros posibles vendedores es bastante frecuente copiar y pegar la info que nos aporta el fabricante… en este caso estamos antes varias webs con contenido duplicado, lo cual es penalizado por Google
    • Por otro lado, evitar la indexación de varias URL que nos define un mismo producto. Esto puede venir definido porque a partir de la navegación de las distintas categorías de nuestra web lleguemos al mismo resultado final. En este caso, tendríamos dos URL que acceden al mismo contenido. Para este caso, habrá que usar el tag canónico para indicarle al buscador cuál es el contenido original y que este secundario no lo indexe. Le estamos avisando de que hay contenido duplicado pero que no lo tenga en cuenta.
  • Categorizar correctamente los productos. Esto es fundamental, nuevamente, desde dos puntos de vista.
    • Si ordenamos correctamente, mejoramos la experiencia de usuario ya que tendrá localizados de forma más sencilla nuestros producto, le será cómodo navegar y encontrar lo que está buscando.
    • Por otro lado, con una buena categorización de producto, optimizamos nuestra web para buscadores.
  • Utilizar palabras clave adecuadas en cada producto. Debemos de orientar cada uno de nuestros productos/categorías hacía keywords interesante, utilizando la idea de la cola larga, usando para ello keywords más específicas que nos pueden generar un tráfico de mayor calidad (y seguramente, menos competido). Desde el punto de vista SEO, un único H1 por página (con la keyword que hayamos decidido), varios H2 que incluyan esta keyword y una densidad de palabras adecuada.
  • Etiquetar correctamente todas las imágenes. Otro de los errores básico, no etiquetar las imágenes y dejarla con nombre que no aportan nada desde el punto de vista del posicionamiento.
  • Usar URL optimizadas. URL que incluyan las palabras clave en sí mismas. Ello acompañado a la etiqueta Title y Description harán que nuestras páginas se indexen correctamente.

Pasos previos para el desarrollo de una tienda online

Muchas veces existe la falta creencia de que montar una tienda online es una solución extremadamente fácil. Existen multitud de CMS en el mercado que a golpe de unos pocos clics consiguen tener en modo totalmente funcional una tienda online (ya analizaremos con detenimiento los mismos), pero esta no es la solución a nuestra vía de negocio.

Previamente al comienzo del desarrollo web de una tienda online, debemos de analizar una serie de factores a tener en cuenta, entre ellos los siguiente:

  1. Producto: Debemos de tener un producto que sea competitivo, que tenga un precio sumamente atractivo porque, no nos vamos a engañar, a día de hoy tenemos cualquier cosa a cualquier precio… así que necesitamos tener un plus –llámese precio, servicio, calidad, poder diferenciador-, que haga que nuestro producto sea deseado por aquellos que visitan nuestra web.
  2. Servicio: Si bien nos interesa vender a clientes nuevos, lo que más nos debería de interesar es que aquellos que han comprado vuelvan a hacerlo, ya que serán nuestro primeros prescriptores. Estarán contentos con nuestro servicio y/o producto y lo recomendarán a sus conocidos. No hay que olvidar que el mundo tan socialmente conectado en el que vivimos, eso es un valor añadido.
  3. Posicionamiento SEO: Nuestra web no debe descuidarlo, debe de estar orientada al usuario final, que es el que en resumidas cuentas navega y saca la tarjeta para pagar sus pedidos, pero debemos tener en cuenta los factores de optimización SEO On-Site para que resulte atractiva para buscadores.
  4. Estrategia en redes sociales definida. Bien en cierto que, a día de hoy, las redes sociales no las veo como un canal de venta per se, pero sí un canal de ayuda a la venta. No se cierran operaciones pero si que ayuda a que se cierran en nuestra web.
  5. Promoción: Englobado con los dos puntos anteriores, necesitas promocionar tu tienda online, que todo el mundo sepa de sus existencia, de sus ventajas. Una buena base de emails puede facilitar mucho la labor ya que el e-mail marketing sigue siendo hoy en día el número uno como herramienta efectiva en procesos de promoción de productos/servicios.
  6. Asesoramiento por profesionales: Es indudable que la visión de un experto en la materia puede ayudar a que nuestro proyecto sea viable. Es tremendamente lícito que queramos ahorrar costes y hacerlo nosotros mismos, pero muchas veces, el ahorro que supone el coste de una asesoramiento profesional deriva en que cualquier inversión que se haga en el proyecto sea en vano ya que tiene fallos estructurales o definición de conceptos que van a hacer que nuestro proyecto no arranque nunca.

Seguro que hay infinidad de puntos a tener en cuenta en nuestro análisis previo, por ello la vital importancia que tiene el mismo antes de pensar en cuestiones estéticas de nuestra tienda online.

Cuida tu imagen…. ¡por favor!

Todavía me llama la atención en los días en los que vivimos el poco cuidado que tienen algunos ecommerce al respecto de las imágenes de sus productos. Un primer impacto tan importante (recordad aquello de que no hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión) y que el valor de la fotografía de producto esté tan minimizado.

En una tienda online, gran parte del valor de la misma reside en aquello que nuestras imágenes sean capaz de transmitir. Seguramente no conoceremos en persona a nuestro cliente final y no podremos hablarle de las bondades de nuestro producto… y serán nuestras imágenes las que vendan el mismo.

De ahí radica la importancia de cuidar la imagen del mismo, de dejar en manos de profesionales del sector la toma fotográfica de nuestro producto para que todo tenga una coherencia, un sentido, buen gusto en el acabado y que nuestros productos luzcan aún más que si fuéramos nosotros en persona los que vendiéramos los mismos.

Vamos a acabar de una vez por todas con la recopilación de imágenes de nuestros proveedores o localizadas por internet, donde cada una está hecha de una forma, y vamos a darle uniformidad a la galería. Puede resultar más caro que “aprovechar” lo que tenemos a mano, pero a la larga, la inversión tendrá su recompensa en modo de credibilidad, imagen final proyectada y, si nuestro producto lo merece, en incremento de ventas. Un buen producto con una mala fotografía se hace difícil de vender.

En función del tipo de producto y la imagen que queramos proyectar del mismo necesitaremos un tipo u otro de fotografía: El control de la luz es fundamental y esto requiere de ciertas nociones. Aportemos la luz adecuada a nuestros productos.

Dado que el contacto físico con nuestro cliente final será inexistente en nuestra tienda online, nuestras imágenes tienen que ser descriptivas y reales. Que muestren el producto tal como es explotando sus bondades. Si es posible que apreciemos todos y cada uno de los detalles del producto, ya que ante todo hay que ofrecer transparencia… que el cliente perciba que tiene toda la información sobre el producto.

Como resumen, una serie de características que las imagenes de toda tienda on-line deberían de cumplir:

  • Imagenes reales
  • Gusto por el detalle, que se aprecie el producto.
  • Correcta iluminación.
  • Que transmitan y aporten valor al producto.
  • Uniformidad en nuestro catálogo, a nivel de iluminación y acabados.
  • Sencillez: Lo importante es el producto, no el entorno que le rodea ni donde se ha realizado la fotografía.