Midiendo el ROI en redes sociales

Cuando llevamos a cabo una acción sobre nuestra web tenemos que siempre muy presente el ROI

Pero… ¿sabemos que es el ROI? El ROI (Return On Investment) nos indica el retorno que ha tenido la inversión que hemos realizado, para evaluar si ha sido rentable o no. La fórmula general de aplicación es sencilla: Se trata de un % que calculamos entre los ingresos generados y la inversión realizada. Esto nos aporta un ratio que será el valor que manejaremos para evaluar nuestras campañas.

roi

Siempre hemos comentado que medir es fundamental para tener información sobre la que poder tomar decisiones. Independientemente del tamaño de las acciones que estemos llevando a cabo en nuestra web, tenemos que saber qué está pasando… y en este caso no nos tenemos que quedar con las métricas evidentes, como podría ser el número de likes que conseguimos en una campaña de Facebook.

Social-Media-ROI

Conocimientos del mercado, ventas, referencias, satisfacción del cliente, leads, visitas … todo ello combinado contra el tiempo y la inversión económica realizada.

Para poner en perspectiva el ROI hay que tener claro que métricas son sobre las que queremos poner el foco, es decir, qué queremos medir. En redes sociales hay muchos datos y podemos destacar:

  • Impresiones, que nos indicarán las veces que nuestras publicaciones aparecen en la línea de tiempo de los usuarios
  • Alcance, que nos indica en Facebook el número de personas que han visto una determinada publicación
  • Interacciones que se producen con nuestro contenido… podrían ser comentarios, menciones, tweets, compartidos, repins (todo ello en las distintas redes sociales)
  • Variación de comunidad, ¿Cómo ha crecido nuestra comunidad? ¿son activos los nuevos usuarios? ¿Cómo actúan con nuestra página? ¿Comentan?
  • Tráfico generado hacia landings. Podemos orientar nuestras campañas en redes sociales para generar tráfico hacia nuestra web. ¿Qué volumen de tráfico hemos generado? ¿Han convertido las visitas que han venido de redes sociales?
  • Menciones. Analizando las veces que se menciona nuestra marca en redes sociales, valorando si esto se hace de forma positiva o negativa. Es decir, no tenemos que estar ajenos a la conversación.
  • Tasa de rebote. ¿Cómo se comportan los usuarios que vienen de redes sociales? ¿Navegan por el sitio? ¿Entran y se van? Si es así posiblemente estemos confundiendo el mensaje inicial y el usuario que llega motivado por el clic sobre un determinad enlace social espera un contenido distinto del que estamos mostrando.
  • % Conversión. ¿Conseguimos leads? ¿Generamos ventas? ¿Cuántas de las visitas que vienen por medio sociales acaban convirtiéndose en leads?
  • CPC. Coste por clic. Valor sencillo y básico que nos indica el coste por cada clic que hace el usuario sobre nuestras publicaciones. Valor a minimizar.
  • CTR. % entre el número de clics y el número de impresiones realizadas. Valor a maximizar.

En definitiva, con la información que saquemos de los indicadores anteriores y conociendo el dato de la inversión realizadas, tenemos que calcular el retorno que tenemos de la inversión. Como es lógico, el ROI es un valor que tenemos que maximizar: Cuanto más alto sea mejor.

Roi in social media

El ROI siempre tiene que estar presente en toda estrategia. Desconocer como evoluciona nuestra campaña supone condenarnos al fracaso

La optimización del tiempo … Tu tiempo es oro

La optimización del tiempo … Tu tiempo es oro

Trabajar una mayor cantidad de horas al día no significa rendir más. Hay que aprovechar el tiempo y sacarle rendimiento a las horas de trabajo buscando siempre su máxima productividad.

Realizar una misma tarea sin descanso hace que el rendimiento sobre dicha tarea caiga de forma inversamente proporcional al tiempo dedicado. Es por ello que hay que alternar horas de trabajo con momentos de desconexión y esparcimiento. Y ¡ojo! … Que he mencionado “horas” y “momentos” de forma intencionada, entendiendo que la duración temporal del primer término es mucho mayor que la del segundo… Porque hay gente que aplica este método pero de forma inversa … Intercala horas de esparcimiento como momentos de trabajo. Y eso tampoco es 🙂

Realizar una actividad física intercalada en nuestra jornada laboral nos sirve de reset para afrontar la segunda parte de la jornada con otro ánimo. Sirve de limpieza de la mente y permite desconectar. Y aquí hablo de experiencia propia: Son momentos donde consigues desconectar el estrés y la tensión del día a día para centrar en algo totalmente distinto, que requiere otro tipo de atención.

Otros de los elementos que se suelen utilizar de desconexión sobre nuestra tarea principal son las redes sociales (salvo que tu trabajo dependa única y exclusivamente de ellas). La revisión de nuestros perfiles suele ser un método evasivo para romper con una tarea rutinaria o de la que necesitamos descansar. Pero ojo,¡ que debemos ser conscientes de lo que estamos haciendo! porque en nada que nos encantemos el tiempo va pasando inexorablemente mientras vamos recorriendo perfiles, links, comentarios y vídeos de Youtube. Para esto trato de seguir una rutina: Revisión a primera hora de la mañana y a primera hora de la tarde. El resto de momentos, salvo que sea estrictamente necesario y siempre con accesos muy rápidos.

Para tratar de hacer más productivo mi tiempo, intentó seguir los siguientes patrones:

  • Desactivar alertas sonoras de cualquier dispositivo. El Whatsapp es una gran recurso comunicativo pero usado para temas ociosos o grupales puede llegar a ser un auténtico incordio… Y no sólo para uno mismo, sino para los que comparten entorno. Cada aviso sonoro es una desconexión sobre la tarea que estamos desarrollando, una ruptura de nuestro trabajo y una vuelta a buscar la concentración y el ver por donde íbamos. Lo mismo ocurre con alertas de Facebook o incluso correos electrónicos. Casi ningún mail es tan importante que requiera de nuestra atención al momento. Los temas extremadamente importantes se hablan (llamadas telefónicas), los mails se dejen para procesar en lote cada X horas (siendo X una cantidad prudencial: una cosa es contestar a la hora y otra 3 días más tarde)
Alertas

Desactivar las alertas de nuestros dispositivos suele ser una buena opción para no perder la atención sobre nuestro trabajo

  • Realizar una TO DO LIST con las tareas que queremos realizar ese día. Esta lista tiene que regirse por dos características
    • Que sea realizable en el espacio temporal que le hemos asignado
    • Que este priorizada, indicando que tareas tenemos que cumplir antes que otras

La consecución de los distintos objetivos que hayamos marcado en nuestra lista serán micro victorias personales en nuestra batalla por conseguir realizar todo aquello que nos hayamos propuesto.

  • Planificar reuniones/visitas. En la medida de lo posible, trato de organizar las reuniones de forma concentrada. Prefiero ir un poco justo de tiempo y tener unas reuniones seguidas una tras otra que no tener grandes espacios temporales entre ambas. El cansancio mental puede que sea mayor con reuniones tan seguidas, pero a mi modo de ver, la optimización del tiempo es mayor.

Por ultimo, la multitarea mal ejecutada supone un gran pérdida de tiempo. Siempre en mejor centrarnos en una acción, prestar toda nuestra atención y completarla que tener varias frentes abiertos sin saber sobre cual empezar o ir saltando de una cosa a otra. Si las tareas, por lo que sea, no se pueden terminar, es recomendable documentar el punto en el que nos hemos quedado para que al retomar esa tarea sepamos donde estamos.

Yo intento aplicar estos sencillos tips en aras de mejorar la productividad y, por experiencia propia, se optimiza más el tiempo.