Comercio electrónico: El paso online a offline. La importancia de la logística.

Vivimos unos días de auge en el comercio electrónico. En nuestro país todavía queda mucho recorrido por hacer y las tasas de crecimiento anuales presentas valores positivos años si, año también. Algún estudio reciente sitúa en un 40% la tasa del comercio electrónico para dentro de 10 años.

Esto lleva consigo que el usuario cada vez tenga más asumido el proceso de compra de sus  productos vía canales online, lo que exige también mayor fiabilidad, rapidez, imagen y servicio en el campo del packaging y la logística, que es el verdadero motivo de este post.

Teclear el pin de tu tarjeta como paso final del proceso de compra online marca el punto de partida de la sensación de necesidad de tener aquello que hemos comprado. Hasta cierto punto es lógico: Acabamos de efectuar un pago inmediato de un producto y no lo tenemos en nuestras manos como sí suele ocurrir en el mundo offline.

Aquí comienza nuestra tarea de gestión de expectativas para conseguir que el periodo que transcurra desde la realización del pedido hasta la entrega del mismo sea asociado a algo lógico y asumible.

¿Cómo podemos conseguir esto? Con INFORMACIÓN. Mucha información. No necesariamente “agobiando” al usuario a base de información pero sí poniendo a su alcance la misma. Se antoja crucial que el usuario pueda estar en todo momento informado.

Como primer paso, agradeciendo de forma inmediata su compra, facilitando el acceso a su pedido para comprobar que es correcto el mismo e indicándole plazos de entrega. En segundo lugar, facilitándole la información del mismo: ¿Ha salido ya su pedido? ¿Dónde se encuentra? ¿Cuándo está prevista la entrega? ¿Es factible cambiar la dirección de entrega?

Durante el proceso que transcurre desde el clic sobre el último botón de “Aceptar” y la firma del albarán de entrega entra en juego nuestro socio logístico. Y hablo de socio logístico porque tiene que actuar como tal. Es la parte responsable de que el producto llegue en perfectas condiciones al consumidor final.

Valores como el servicio, la atención al cliente, el tracking de pedidos, el precio del envío se antojan cruciales a la hora de elegir un operador logístico. Siempre deberíamos de tener un operar de cabecera, aquel que sabemos que mejor servicio ofrece en nuestros ámbitos de actuación, pero igualmente importante es tener previsto un plan alternativo siempre preparado. La logística es importante dentro de toda nuestra operativa y no tenemos que dejar al azar las posibles situaciones que se puede dar. Que nuestro operar logístico falle no debería de significar que la rotación de envíos de nuestro ecommerce se vea afectada más allá de lo mínimo.

Y como tercer paso dentro del paso del mundo online al offline (hemos hablado de la información al cliente final y de la logística), estaría el packaging. Lo que mostramos en nuestra web es lo que tiene que llegar al cliente… y en el caso de que hayan diferencias, que estas sean a mejor. Nunca debe quedarle al usuario la sensación de sentirse engañado porque lo que hemos mostrado vía web no se parece a lo que ha recibido en sus manos. Además, un packaging cuidado, donde el producto se presente tal cual lo ha visto el usuario y donde su envío transcurra sin problemas, refuerza la confianza del usuario sobre nuestro comercio online

En resumen, información, servicio de envío y una presentación adecuada al cliente final debería de ser tres factores sobre los que asentar nuestra estrategia de entrega de pedidos… Que el tiempo de entrega que transcurra desde que se realiza el pedido hasta que se entrega sea deje en el usuario una sensación de que han transcurrido escasos segundos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − cuatro =