Calendario editorial para redes sociales

Por norma general, es altamente recomendable tener un calendario de publicaciones en social media, definiendo con antelación que contenidos que van a ir volcando en las distintas redes sociales y que estos vayan alineados con la dirección comercial de la marca.

Pero quizás esto se haga más necesario en esos días en los que la máquina funciona más en standby (como pueden ser estos días festivos), aunque hay que saber que en el online la maquinaria sigue activa 24h/7d y no se para ni por festivos 🙂

Crear una calendario editorial facilita enormemente la gestión de las redes sociales, ya que sabemos en cada momento lo que hay que publicar  y en qué canal social. No hay que inventar nada en ningún momento previo… todo está definido y simplemente hay que ir generando el contenido que previamente se haya estructurado siguiendo directrices de productos, precios, ofertas, branding, nuevas colecciones, etc…

Lo ideal es que tengamos definido el calendario editorial en un porcentaje muy amplio (80%), para dejar un margen para esas acciones que hay que introducir de forma directa por cambios comerciales o de dirección. Que sí, que lo ideal es tener un 100% definido… pero ya te digo que eso es técnicamente casi imposible porque siempre hay que dejar un pequeño margen a la inmediatez, al producto nuevo que acaba de entrar, al producto que tenía que entar en una fecha y se ha retrasado… Por ejemplo, tener el core del calendario definido y “tener cintura” para terminar de cuadrar el calendario me parece la situación más adecuada (así como tener previstas las publicaciones más “atemporales” que puede ir en esos huecos que dejamos libres.

Para definir un calendario editorial hay que definir los siguientes pasos:

 

DETERMINAR LA DURACIÓN

Muy sencillo: 15 días, 1 mes, 3 meses… esto dependerá mucho de productos, fechas comerciales destacadas, cambios de temporada, etc…  

Además se puede establecer un nivel superior donde se defina un calendario a mayor plazo (6 meses) pero donde solo se marquen aquellos hitos que realmente van a tener un impacto directo si o si en las redes sociales (por ejemplo, para una empresa textil podemos definir el rango noviembre-marzo con estos hitos: Black Friday, Campaña Navidad, Rebajas, Segundas Rebajas, Nueva Colección, Mid Season…)

 

ESTABLECER UN LISTADO DE IDEAS DE COMUNICACIÓN

¿Qué vamos a comunicar a través de nuestras redes sociales? ¿Qué tipo de mensaje vamos a utilizar? ¿Qué copys van a ser los más adecuados? ¿Qué material gráfico nos va a hacer falta para ello?

Nuevamente para este listado de ideas tenemos que tener muy presente la estacionalidad en la que nos encontramos, los días “comerciales” que tenemos a la vista, cómo va a evolucionar nuestra colección (nuevo producto, producto que se va a descatalogar, etc…)

Aquí hay que usar todos los mecanismos que tengamos a nuestro alcance para hacer una lista interesante de ideas de comunicación que posteriormente filtraremos y priorizaremos.

  • ¿Qué está demandando el consumidor? Lo cual es fundamental para saber qué está necesitando y qué producto/servicio podemos ofrecerle de nuestro catálogo para resolver esa necesidad.
  • ¿Qué está haciendo la competencia? Para analizar si podemos adaptar alguna de sus estrategia a la nuestra, qué le demanda el cliente a la competencia… ¿Hay algo que le estén demandando y no tenga resuelto? Ahí tenemos una oportunidad si somos capaces de llegar a ese cliente con la respuesta a sus necesidades.
  • ¿Qué están haciendo otras empresas de otros sectores y que son líderes? Igual podemos extrapolar alguna idea para llevarla a nuestro core de negocio.

 

¿QUÉ TIPO CONTENIDO VAMOS PUBLICAR?

Artículos en el blog, infografías, videos, GIF animados…  En definitiva, tenemos que darle forma a las ideas que hemos planteado anteriormente de una forma en la que nos comuniquemos con el usuario.

Si somos de comunicar vía imagen, tendremos que tener previsto qué fotografías nos hacen falta para presentar dichas ideas. ¿Las tenemos? Perfecto… ¿No las tenemos? Hay que ponerse manos a la obra y planificar la consecución de dichas fotos (siempre bajo la supervisión de profesionales del sector, por favor).

 

DEFINIR LAS PIEZAS FINALES DE NUESTRO CALENDARIO

De la lista de ideas que hemos trabajado en los puntos anteriores, hay que filtrar y dejarla acorde a la duración de nuestro calendario. Posiblemente nos sobren un gran cantidad de ideas y comunicaciones que, lógicamente, no vamos a desechar y serán punto de partida para el siguiente bloque del calendario.

Una vez filtrada y definidas las ideas principales a trabajar, hay que ponerse con la generación del contenido específico que requieren dichas ideas.

La selección de las ideas a trabajar deberá de responder a criterios como los que hemos mencionado arriba: necesidades comerciales, presentación de nuevos producto, resolución de problemas para el usuario, generación de nuevas funcionalidades a productos conocidos, dias comerciales, etc…

 

ASIGNAR LAS IDEAS DENTRO DEL CALENDARIO

Ya tenemos claras las ideas que hemos priorizado y hemos generado el contenido para mostrar las mismas: Es turno para asignar dichas ideas dentro del día concreto de comunicación, así como los distintos mensajes y redes sociales donde publicar.

Esta parte final hay que hacerla a la vez que se van generando los contenidos específicos visto en el punto anterior.

Crear un calendario editorial es una tarea relativamente sencilla de ejecutar pero que requiere de grandes dosis de ideas para poder marcar los objetivos comerciales que se definan. Desarrollar el calendario puede ser muy fácil, lo que nos conlleva más tiempo será generar el contenido específico para los días concretos… pero si estas ideas las tenemos definidas, la consecución de dicho material será mucho más rápida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − nueve =